Sindicato Estudiantil


ULE

ULE

ULE
ULE
ULE
ULE


 


 


Textos

No queremos flores, queremos memoria para la lucha!

Las aspiraciones educativas del anarquismo.

La NADA de Sergio Urrego

Reflexiones sobre el parlamentarismo.

El malthusianismo y la Ley del aborto en España

¿Temes a la bandera negra?

De raíz contra el sexismo

Más allá de la escuela estatal y las luchas laborales, hacia la autogestión de la enseñanza

Carta de una anarquista sobre el amor, escrita en 1928

Anarcocapitalismo: la mentira intolerable

Texto de análisis y propuesta política sobre el concepto libertario

La importancia de documentarnos como jóvenes dispuestos al cambio

Es el fin de la educación ó... ¿Qué más podemos hacer?

Paperos vs Banqueros

La estafa del gran negocio

A mi generación

Lo que nos permitimos decir

La toma de la justicia


 


No queremos flores, queremos memoria para la lucha!

Porque no hay nada que celebrar por la muerte de mujeres trabajadoras a manos de patriarcas capitalistas. Porque no hay que contentarse con recibir flores, chocolates, peluches o cartas que expresen el amor romántico y dominante. Porque no hay que domesticarse y estar feliz, porque al menos un día en la historia, “ellos” nos celebran. Por una memoria negra a las luchadoras de toda la vida.

uleEn la actualidad el 8 de marzo se conoce a nivel internacional como la conmemoración del día internacional de la mujer, y ocultándose ciertos aspectos de este se ha institucionalizado el paternalismo. Pues nos felicitan, nos regalan cosas y nos tratan bien y con amor. Pero el 8 de marzo es un día dentro de la lucha de décadas de las mujeres de varias partes del mundo que, llegando a consenso, pudieron elegir un día de la historia para hablar de su lucha por la emancipación.

Tenemos que entender el contexto imperante en la época, pues es a inicios del siglo XX cuando empieza a consolidarse el modelo económico capitalista en el mundo y necesita validarse de una manera rápida y empezar a producir. Por ese motivo el capitalismo no discrimina, niños y niñas, mujeres y hombres caen en sus redes, con condiciones de vida y laborales paupérrimas, jornadas de 12 horas, sin protección a la maternidad, sin seguridad en los lugares de trabajo, con salarios míseros y un trato despectivo, entre muchos otros aspectos. Todo lo anterior sumado al patriarcado reinante, con trabajos en las textileras solamente para mujeres, pues ellas no podían desarrollarse en otros rubros y se les mantenía amenazadas para que no se movilizaran. Aun así, a pesar de todo lo que tenían en contra, las mujeres decidieron organizarse de manera reiterativa, hacían mítines y trataban de quebrantar esas malas condiciones exigiendo dignidad.

Como fecha relevante se considera en 1909 el 28 de febrero, cuando se celebró en Nueva York el “Woman day”, fecha que se conmemoraba hasta el año 1913. Esa es la fecha de la primera celebración hacia las mujeres de carácter nacional, conmemorando la huelga de las trabajadoras textiles de 1908, cuando unas 15.000 mujeres salieron a las calles.

En noviembre de ese mismo año también se movilizaron las mujeres, en el llamado “levantamiento o revuelta de las 20.000”, ellas eran trabajadoras de una textilera de fabricación de camisas, reconociéndose entre las luchadoras a Clara Lemlich y Rose Schneiderman.

En 1910, en Copenhague, se celebró la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, donde se aprobó el establecimiento del “Día internacional de la mujer trabajadora”, propuesto por la alemana Clara Zetkin, quien era socialista.

Ya como fecha de carácter internacional, se puede reconocer en el año 1911 el 19 de marzo, motivado por un encuentro en Europa de mujeres que empezaron a pensar y a crear ideas para apropiarse de sus vidas y reivindicar ciertos derechos que por el momento tenían prohibidos por el hecho de ser mujeres. Entre sus exigencias se encuentran: “Los derechos de las mujeres, por el bienestar de la infancia y por la paz europea y mundial”, “La paz de las naciones, contra el militarismo y por la abolición de los ejércitos existentes”. La comunista alemana Clara Zetkin realizó la propuesta apoyada por Rosa Luxemburgo, ambas fundadoras de la Liga Espartaquista alemana. Todo esto no es muy reconocido, pues se ha tratado de desvincular el carácter político de la conmemoración del día, para quedar más que nada en una reivindicación de derechos civiles.

Sumado a lo anterior, el 25 de marzo de 1911, fue el terrible incendio provocado por la inhumanidad del dueño de la fábrica textil “Triangle Shirtwaist Company” en Nueva York, donde se cerraban con llave las puertas para que las obreras no pudieran salir y así trabajen las horas que les correspondían. En el incendio murieron 146 huelguistas de entre 14 y 31 años, unas quemadas, otras estrelladas contra el piso al tratar de esquivar el fuego lanzándose desde altura. Este es el hecho que se conmemora en la actualidad, olvidando la organización y luchas anteriores, pues la historia oficial ve este atentado contra las 146 mujeres como un hecho de violencia contra la mujer, pero sin enfatizar el carácter patriarcal y capitalista.

También en la región española existen evidencias del día, pues Teresa Claramunt, obrera textil y periodista anarcosindicalista en 1889, junto a Ángeles López de Ayala y Amalia Domingo formaron la Sociedad Autónoma de las Mujeres, el primer grupo de autoemancipación de las mujeres trabajadoras. Ellas y otras luchadoras respaldaron que el 8 de Marzo fuera celebrado como un día reivindicativo.

Y finalmente llega el consenso, pues fue el 8 de marzo de 1917 en el extenso territorio de Rusia dominada por el Zar que, como consecuencia de la escasez de alimentos, se amotinaron. Es uno de los primeros sucesos que da inicio a la Revolución Rusa, y que la historia oficial no cuenta, pues en la historia que nos cuentan la participación de la mujer es anecdótica, lamentablemente es sólo hecha por hombres y para hombres.

Por la relevancia de este suceso y sobre todo porque fueron las mujeres quienes lo llevaron a cabo se situó definitivamente en el día 8 de marzo el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, siendo fruto de un proceso de años, de dolores por la violencia y las muertes, donde no se dieron por vencidas y empezaron a construir un pensamiento de emancipación femenina.

A modo de reflexión, podemos dar cuenta de que a pesar de la organización, lucha y muerte de mujeres obreras, hoy en día se celebra un día prácticamente comercial, donde los “pololos” les regalan flores y le ofrecen un día de consumismo, donde se desvirtúa la lucha por la libertad, existiendo discursos que hablan del poder y la mujer, cuando ha sido el poder el que ha mantenido durante años a la mujer sumisa y en un estado de latencia, donde somos bombardeadas con publicidad para cambiar nuestros cuerpos, para esconder nuestra realidad y donde tenemos que proyectar una imagen de mujer exitosa y en progreso, donde las luchas de las mujeres han sido ganadas sólo para poder optar a derechos como el votar, el de acceder a cargos públicos y usar falda corta y bikini, a eso ha llegado hoy la emancipación de la mujer.

Este fue un pequeño aporte al entendimiento del nacimiento de este día conmemorativo a las mujeres trabajadoras y sus luchas que, sin miedo convocaban a mítines, huelgas generales, marchas, en un contexto de violencia inusitada contra ellas, dando cara al patriarcado. Por eso, en este marzo negro, no podemos dejar de recordar a las mujeres luchadoras: Norma Vergara, Flora Sanhueza, Paulina Aguirre, Cecilia Magni, Claudia López, entre muchas otras “desconocidas gigantes, que no hay libro que las aguante”. Además nos parece necesario recordar a las compañeras que actualmente se encuentran en prisión, como Tamara Farías Vergara, Nataly Casanova, Mónica Caballero y a quienes que fueron golpeadas en España por la Operación Pandora.

 

Periódico El Anárquico

ULE Sindicato Estudiantil

 

Las aspiraciones educativas del anarquismo.

Es conocida la gran confianza que el anarquismo otorga a la educación, al pensamiento crítico permanente en la persona (una especie de educación inacabable) y al combate constante contra el principio de autoridad. No puede negarse la gran baza que siguen poseyendo las ideas antiautoritarias en el comienzo del siglo XXI, si echamos un vistazo a este texto de Jean Grave escrito hace más de un siglo: "El sistema cuyo resultado era modelar la conciencia según el deseo de los educadores, matar la iniciativa del educado y llenarle la cabeza de ideas hechas, para lo que solamente se necesita memoria y nada de espíritu crítico, ha hecho muy bien el negocio de cuantos han tomado como misión dirigir a la humanidad, y por esa razón, para ellos poderosa, no han intentado modificar el sistema, sino perfeccionarlo en ese sentido.

uleLa tarea de los educadores de la juventud fue siempre la de inculcar el espíritu de obediencia y de sumisión a los amos: curas, graduados de todas las especies, civiles o militares, juez, policía, diputado, rey o portero con galones". Tampoco pienso que haya que quitarle demasiada razón a Bakunin en el siguiente texto: "El principio de autoridad en la educación de los niños constituye el punto de partida natural; es legítimo y necesario cuando se aplica a las criaturas de corta edad, cuando su inteligencia no se encuentra aún en modo alguno desarrollada; mas como el desarrollo de todo e igualmente de la educación implica una superación sucesiva del punto de partida, este principio debe ser gradualmente disminuído a medida en que la educación y la instrucción de los niños avanza para dar lugar a su libertad ascendente".

Más delicado es el siguiente párrafo del gigante ruso, pero no exento de belleza y con una tendencia que deberíamos tener en cuenta en nuestras vidas: "Toda educación racional no es en el fondo más que esa inmolación progresiva de la autoridad, en beneficio de la libertad, el formar hombres libres y llenos de respeto y amor hacia la libertad ajena". Hablar de "formación" y de "educación racional" implica llenar de contenido a algo que, por otra parte, resulta incuestionable: otorgar valores, combatir la estupidez, la ignorancia la mezquindad, tender en definitiva hacia el desarrollo pleno, hacia el "ideal".

Una educación racionalista (o, para no ser acusados de anacrónicos, en la que la razón encuentre un gran horizonte alejado del dogmatismo) y antiautoritaria es esencial para transformar la sociedad y para que el ser humano encuentre un camino de perfección y de solidaridad (apoyo mutuo). Desgraciadamente, todos hemos sido impregnados de una educación autoritaria, tremendamente limitada, a lo que se une los diferentes y complejos temperamentos que poseen los seres humanos, por lo que el proceso de aprendizaje hemos tratado de alcanzarlo (si es que lo hemos, al menos, intentado) de un modo o de otro. El amor por la cultura y por la moral son para mí, parte indiscutible del amor por la vida (llámese "hedonismo" si se quiere, palabra que no me disgusta, siempre y cuando encuentre un equilibrio con los valores y con la pasión creativa).

Hay que despertar en los seres humanos, empezando por nosotros mismos, la pasión por la libertad. Tal vez exista cierta tendencia en el ser humano hacia el autoritarismo y la violencia, pero no cabe ninguna duda que junto a la tendencia hacia la emancipación y la solidaridad, por lo que estos valores pueden contrarrestar aquellos. Ya Proudhon, a pesar de ser tan conservador para según qué cosas, afirmó tres condiciones pedagógicas: "Primero, que el sujeto tenga conciencia de sí mismo, de su dignidad y valor social, de las funciones a que tiene derecho a aspirar, de los intereses que representa o personifica. Segundo, que como resultado de esta autoconciencia afirme la idea en toda su extensión y con todas sus fuerzas. Tercero, que de esta idea pueda deducir siempre conclusiones prácticas". La gran confianza que ciertos anarquistas otorgaron a la naturaleza y a la capacidad racional del ser humano, les llevó a considerar que sería la vida la gran escuela, la única gran autoridad a respetar. Planteamiento excesivo, matizable en muchos aspectos, y contrarrestable con nuestra incuestionable capacidad también de controlar el medio (que no de destruirlo) y a aquella parte de la naturaleza no tan beneficiosa (algo obvio).

La educación es algo complejo, no cabe duda, pero el anarquismo lo ha tenido claro al considerar "integral" el proceso, con unos valores amplios, humanistas y racionales, muy acaparados, pervertidos o reducidos, por otras escuelas. En cualquier caso, la praxis siempre ha sido la gran prueba, sin ella no hay teoría posible. También Proudhon afirmó: "un solo libro meditado, vivido y escrito puede destruir en un abrir y cerrar de ojos el trabajo de veinte siglos de despotismo y la conjuración de las castas". Pero el amor por la cultura y por la praxis la quieren los libertarios para el conjunto de la sociedad, no constituye ninguna práctica erudita y elitista que se practique en un círculo cerrado. El anarquismo va a por todas en la sociedad, en su horizonte antiautoritario y verdaderamente anticlasista. Es conocida la teoría de Rocker sobre que el Estado (el nacionalismo político) obstaculiza el desarrollo cultural, por lo que la cultura anarquista es tan individual como comunitaria. Mientras un solo ser humano no haya tenido acceso a su pleno desarrollo y emancipación, no puede decirse que la sociedad sea libertaria. La confianza en el saber y la cultura, y en el reconocimiento moral que otorgarán a cada persona, es tal vez excesiva, pero un camino indudable en el ideal libertario (que, para mí, constituye la más elevada aspiración humana).

La guerra constante contra el embrutecimiento (que se sigue dando, debido a la banalización y a la falta de reflexión, en sociedades que llamamos avanzadas) es una constante para las ideas libertarias y su profundización en los males de la sociedad (en todo aquello que determine al ser humano y le impida desarrollarse, moralizarse y tomar sus propias decisiones). Se rechaza esa división que divide a los hombres en una clase intelectual y en otra subordinada a ella; si tal distinción es contraria o no a la naturaleza (como afirmaba Godwin) puede ser discutible, pero es obviamente injusta y erradicable. Todos estos valores educativos se manifiestan en mayor o menor medida en las diferentes escuelas políticas modernas, pero a excepción del anarquismo todas acaban obstaculizando y traicionando el proceso ilustrador al confiar en aparatos autoritarios y en élites que toman las decisiones. El tutelaje es otro enemigo del anarquismo, misma cara o contraria del autoritarismo, aunque matizable en lo que atañe a aquellas personas que no pueden aspirar a un plena autonomía por determinadas condiciones. La emancipación y la instrucción son dos conceptos, en definitiva, que pueden ir unidos sin entendemos el anarquismo como esa tendencia moderna ilustradora que aspira a otorgar un mayor horizonte a la razón, la moral y el humanismo.

Capi Vidal

ULE Sindicato Estudiantil

La NADA de Sergio Urrego.

Yo conocí a Sergio no por marica, sino por anarquista. Y a pesar de que son aspectos que en muchas ocasiones se relacionan, en este caso no fue de mi interés su orientación sexual. Quiero aclarar que él era abiertamente pansexual (no gay). Más allá de eso preferíamos discutir de autogestión, de apoyo mutuo y de teoría libertaria, en general. Claro: su muerte se dio por su condición sexual, pero su activismo siempre giró en torno al anarquismo.

El suicidio de Sergio fue un grito de ¡basta!, que seguramente se escuchó tanto en este mundo de vivos como en la Nada de los muertos. Ah, porque también era ateo, y sí que discutimos acerca de dios. Sin embargo, esta columna no es de ateísmo, así que prosigo. ule

Soy un año mayor que él, pero siempre me impresionaron sus conocimientos. Era un tipo culto, conocedor y rebelde. Como dijo Bakunin, el ser humano tiene tres principios fundamentales: “1° la animalidad humana; 2° el pensamiento, y 3° la rebeldía”. Qué mejor ejemplo que Sergio Urrego.

Tal y como se ha dicho hasta el cansancio, fue la sociedad en la que vivimos, equipada con estándares y moldes para humanos, la que empujó al joven anarquista a su muerte. Muchos de los valores que ciertas personas pregonan son condicionamientos que debemos seguir para poder ser llamados normales. ¡Y qué tan normales son ellos! Una sociedad tan colapsada como la colombiana no tiene derecho a decir quiénes son normales y quiénes no.

Al fin y al cabo, si somos humanos y tenemos pensamiento, entonces tenemos la necesidad de ser libres. Y me refiero a ser libres en vida, lo que Sergio no pudo ser. El amor no es algo que podamos encasillar, y mucho menos el de una persona ajena a nuestro propio cuerpo. Tampoco la ideología política, o la espiritualidad, o el color de piel, o el aspecto físico, o el género. En fin.

Creo que el suicidio de Sergio también fue un deseo innato de libertad; de aquella libertad que nos da la no-existencia. Ahora es libre y en la Nada seguramente está amándose con un hombre, una mujer o hasta un trans. Allá sí estará viviendo la utopía anarquista, puesto que en la Nada probablemente no hay nadie por encima de él ni debajo. Allá estará discutiendo sobre el amor libre, sobre dios, sobre el Estado o sobre cualquier otro aspecto vinculado al ser humano. Quizás él sepa ya si el cuerpo es una prisión del alma o ambas son la unidad constitutiva de lo vivo. Quién sabe.

Sea como sea, él está en otro lado y nosotros los vivos, en este. Su suicidio, que yo propongo que lo veamos como un grito de libertad y de hastío, debe seguir resonando día tras día en nuestro actuar, nuestro modo de pensar y nuestra concepción de la existencia. Si esto queda impune será triste y trágico (así es la justicia en Colombia: triste y trágica), pero más triste sería que en nosotros, los de a pie, no quede una reflexión real y sincera.

Así que no pidamos más que Sergio descanse en paz. Más bien procuremos que quienes están en una situación parecida… puedan vivir en paz.

 

Juan Camilo Rodríguez Guerra

 

ULE Sindicato Estudiantil

Reflexiones sobre el parlamentarismo.

El termino democracia a resultado ser para las sociedades occidentales un término límite en el pensamiento político contemporáneo, es decir, que para el pensamiento político actual no hay sociedad que pueda llevar a cabo un nivel de perfeccionamiento político más allá del término-marco democracia. Las sociedades actuales pueden mejorar y reformar los distintos elementos que resultan accesorios a este término.

ULESin embargo, la utilización del término democracia durante el desarrollo y transcurso de la historia ha sido bien diferente. Lo que en un momento determinado significó autogobierno por asambleas, en otro momento de la historia ha venido a significar otra cosa bien distinta. Frente a la distancia significativa de este término, entre los diferentes momentos históricos, el conjunto de las sociedades, que se han llamado a sí mismas desarrolladas, han utilizado el término democracia o democracia parlamentaria para definir la forma de Estado.

De esta manera, podríamos decir que la democracia parlamentaria, o lo que se ha llamado también sistema representativo,  constituye una forma de Estado que no ha de tener más de 300 años. Sin embargo, a pesar de que este fenómeno, que podríamos llamar parlamentario es bastante novedoso, se inserta en una tradición política basada en el desarrollo y aceptación de la idea de Estado como elemento regulador de la vida social.

La democracia parlamentaria o representativa es, solamente, una forma más en la que el Estado se presenta ante la sociedad, cuestión que supone una diferencia clara con el conjunto de instituciones del Estado.

De esta manera, quedaría bien diferenciado entre la forma en la que se presenta el Estado y por otra parte el propio ente estatal. Sería un error pensar que tales cosas son las mismas, ya que el Estado es una forma de organización de la sociedad que podemos observar en el decurso histórico y que se ha ido desarrollando durante ciertos momentos de la historia, y evidentemente no durante toda la historia del ser humano, ya que éste ha vivido bajo formas de organización social no estatales, tanto preestatales como postestatales.

La democracia parlamentaria o representativa añade una institución más, así como un conjunto de prácticas e instituciones asociadas a esta que la suponen. El parlamento es solamente una institución más de las muchas instituciones que integran el aparato estatal, con la característica de que las personas que se integran en esa institución son elegidas “democráticamente” en un comicio electoral, bien mediante una elección directa o una elección indirecta.

Sin embargo, dentro del Estado existe un conjunto de personas que son elegidos “democráticamente” por medio de diferentes tipos de sufragios, a estas personas se las denomina parlamentarios, pero el Estado también se ve integrado por personas que no son elegidas “democráticamente”.

Existen evidentemente un conjunto de personas integradas en instituciones estatales que no son elegidas “democráticamente”. Aquí tenemos al Ejército, la policía, el aparato Judicial, el aparato Fiscal y de Impuestos, el Servicio Secreto, los Cuerpos de Inteligencia del Estado, el personal de los Ministerios, el conjunto de los asesores financieros, ministeriales, económicos, legislativos, etc., y como no, un conjunto de personas que forman parte de una red de delatores y personas que hacen el juego sucio a la policía.

Incluso siendo críticos con el significado y la profundidad del término “democracia” de las sociedades parlamentarias, podemos llegar incluso a afirmar que el sistema democrático y representativo que nos presentan, incluso aceptando la terminología “democrática” no es realmente un sistema democrático ni tampoco representativo.

El Ejército y la policía, por ejemplo, no constituyen instituciones elegidas por el pueblo, por lo que no son instituciones "democráticas" porque no han sido elegidas por él, pero, por su propia estructura y organización, tampoco pueden serlo.

La paradoja, en estos casos, es la siquiente: para que un poder, como el judicial, sea "imparcial" no puede ser elegido por el pueblo, es decir, no puede ser elegido “democráticamente”, porque si no la elección no garantizaría la imparcialidad; pero sin embargo, para que una institución sea “democrática”, sus miembros han de ser elegidos mediante un comicio electoral. La paradoja destaca la completa incompatibilidad de lo “democrático” y la necesiad de “imparcialidad”, en los términos del sistema representativo.

Finalmente, nos damos cuenta de que lo que se presenta como un Estado democrático realmente no lo es, ya que supone que solamente unas pocas instituciones permiten que sus miembros sean elegidos “democráticamente”, mientras la mayoría de sus instituciones quedan independientemente alejadas del pueblo.

Quizás, el ejemplo más claro de todos ellos es el conjunto de las instituciones militares, que son al mismo tiempo la parte más importante del Estado, la que supone capaz de imponer, en último término, el conjunto de las órdenes del gobierno. Pero evidentemente el poder militar no se supone subordinado a ninguna institución democrática en la realidad, sino que constituye un poder independiente que actúa en función de sus propias necesidades.

Observando realmente que el conjunto de las instituciones del Estado, o al menos la mayoría, no son instituciones democráticas somos capaces de reconocer, incluso en los términos de sus propios defensores, que el Estado democrático ni siquiera puede ser calificado como tal.

Si añadimos, además, que el término democracia ha venido a significar por el conjunto de sus defensores, algo bastante diferente de lo que en un principio significa no podemos dejar de suponer también que la garantía de que sea democrático, se desvanece.

Las sociedades actuales han hecho creer que una institución o una sociedad es “democrática” solamente si las personas que son reconocidas legalmente como autoridad son elegidas mediante el sufragio. El evidente desplazamiento de significado del término democracia que vendría a suponer etimológicamente “el poder del pueblo” pasa a ser algo así, para estos nuevos defensores de la democracia, como “el poder de los representantes del pueblo”, una diferencia bastante clara.

A pesar de esto, la “ficción democrática”, supone que la elección de este tipo particular de representantes es realmente representativa. Sin embargo, podemos llegar a afirmar que  el tipo de elección y sistema de representación que inaugura el parlamentarismo tampoco es representativa, porque no puede garantizar de ningún modo las exigencias internas de la representación, que son la anterioridad, definición y transparencia de la voluntad representada. Para que cualquier voluntad pueda ser representada debe existir anteriormente, debe ser definida y debe ser transparente. El sistema parlamentario no garantiza ninguna de estas, sino que las pone en duda.

Solamente una sociedad organizada por asambleas puede garantizar estas tres exigencias de la representación. Ya que la representación se desarrolla por medio de un sistema de portavoces, por lo que garantiza la transparencia, suponiéndola anterior y constituyendo un acuerdo definido en una asamblea. Todo intento del sistema representativo por representar la voluntad popular siempre será opaco.


Por el contrario, las cualidades democráticas que impone el sistema representativo pueden reducirse a más bien a ver, oir y callar. Creando de esta manera a un pueblo al que legislar, ordenar, regular, contratar, marcar, dirigir, gobernar, detener, encarcelar, y asesinar. Este tipo de cualidades que se imponen al individuo inserto en una sociedad democrática se asemeja al individuo de una sociedad totalitaria. Por el contrario, una sociedad organizada por asambleas exigiría del ser humano lo mejor de sí mismo, exigiendo educarse, elevar su capacidad de socialización, mejorar sus capacidades del discurso público, así como de su capacidad de convencer, de sentir en los demás y en ellas mismas las necesidades de cada uno y una, de razonar y de argumentar, de hacerse responsable de sí mismo con las demás, de no dejarse embaucar de los falsos discursos y de las falsas argumentaciones, de protagonizar y reconocerse como un sujeto y no como un objeto al que engañar.

Una sociedad organizada por asambleas es el pueblo el que marca su propio destino, son las personas las que representan y defienden sus propios intereses y el de sus iguales, que se reúna y decida directamente en asambleas las forma de vida desde la que organizarse. Las asambleas deben ser el lugar no solamente donde tomar decisiones sino también de tratar los temas que afecten al comportamiento antisocial de las compañeras y los compañeros reunidos en sociedad, si estos no son capaces de hacerlo por sí mismos. El conjunto de las instituciones del Estado que permanecen fuera del alcance del pueblo deben ser asumías por este de diferente manera. La asamblea no solamente debe reunirse para tomar decisiones sino también para conciliar y arbitrar a las partes enfrentadas en un conflicto convivencial. Pero también llegado el momento, la sociedad debe realizar la función defensiva. Es decir, el pueblo debe aceptar como una imponente necesidad que la libertad del pueblo debe defenderse, que todo Ejército separado del pueblo constituye un peligro para su libertad. Así como la sociedad se debe reunir para tomar decisiones en los amplios aspectos de la vida, debe también armarse para defenderse de los tiranos.

Alfonso Salvador

 

ULE Sindicato Estudiantil

El malthusianismo y la Ley del aborto en España.

ULETercera y última parte de la entrega sobre el posicionamiento de los anarquistas a la contracepción a lo largo de la historia. En esta ocasión, centrada en España y destacando la primera y pionera Ley del aborto promulgada por Federica Montseny al frente del ministerio de Sanidad en 1936.

En nuestros escritos precedentes ya esbozamos parte de la larga marcha de las teorías sexuales desarrolladas por los sectores progresistas de todo el orbe. Unas teorías demonizadas y criticadas por la iglesia católica y que se convierten en punta de lanza del pensamiento de las clases trabajadoras mezclándose con sus proyectos de mejora social y que forman parte del imaginario revolucionario.

Así, el movimiento obrero se impregna del neomaltusianismo y es en Francia, país con una larga tradición natalista donde más incidencia tendrá en los medios obreros, con un significativo bajón para con las cifras demográficas del primer cuarto del siglo XX. Ciudades, pero también zonas rurales, adoptan los métodos contraceptivos que en aquellos años son sinónimo de modernidad.

La tarea se debe a Paul Robin, internacionalista y gran amigo de Bakunin, que había trabajado simultáneamente en la propaganda antinatalista y también como pedagogo-director del orfelinato de Cempuis, desde 1880 hasta 1894. Allí desarrollo sus planteamientos de la educación coeducadora, laica y libre, ante las continuas protestas de los vecinos, inspirados por la derecha local, que no se hacen esperar. Dos años después funda el periódico neomalthusianoRegeneración y conoce al también anarquista Eugene Humbert. En su entorno se reúnen  médicos, enfermeras, militantes obreros e ilustrados en general. En 1908, Robin se retira del movimiento y pasa el testigo a militantes más jóvenes, son la generación de su yerno G. Giroud, Víctor Meric, F. Kolney, Humbert y el omnipresente Sebastién Faure incansable en varios frentes. Fruto del esfuerzo nace la emblemática Generación Consciente que pervive hasta el inicio de la guerra europea de 1914 y que pocos años después aparece en el Levante español, es la precedente de la gran revista Estudios que formará a generaciones de anarquistas de habla hispana.

La huelga de vientres

El lema “Huelga de Vientres”, en clara alusión al antimilitarismo es uno de los más coreados en las asociaciones sociales. El neomaltusianismo se une aquí al pacifismo y al antimilitarismo dentro del anarquismo europeo. Pero militantes como Eliseo Reclus, están en contra de los neomalthusianos a los que responden en sus mismas publicaciones. La polémica seguirá en los medios sociales hasta los años treinta. Reclus aboga por la acción sindical y directa junto con Grave y sus Les Temps Nouveaux. En cambio los redactores de Le Libertarie están a favor. Por su parte Magdalena Vernet aboga por la maternidad.

Los ánimos están enconados entre la gran familia anarquista. Naturalmente en los países latinos se propagó también el neomalthusianismo entre los medios anarcosindicalistas. En Argentina destacan los militantes Lola Sánchez y su compañero el poeta y pintor Félix Nieves, que consiguen, con un grupo de afines crear en 1908 el grupo Pro-Salud y Fuerza, colaborador con otro grupo establecido en Montevideo, en el país vecino. El periódico La Protesta se hace también eco de las nuevas propuestas, en Rosario nace la biblioteca neomalthusiana Libertad y Amor.

El neomalthusianismo en el anarquismo español

Pero el neomalthusianismo es sin duda uno de los atractivos del moderno anarquismo del siglo XX. En España se difunde a partir del grupo barcelonés de Luis Bulfi de Quintana y su publicación Salud y Fuerza que continuamente recibe denuncias por pornografía y ataque a la moral. Su pervivencia en ateneos obreros y grupos sindicales, de mano en mano, será la clave del florecimiento de las practicas anticonceptivas ligadas a la propuestas de vida comunitaria de los años veinte, en plena dictadura militar de Primo de Rivera en que aparecen revistas comoGeneración Consciente que toma el titulo de su predecesora francesa, en homenaje al libro de Frank Sutor, del mismo título.

Las polémicas en España se inscriben de lleno en La Revista Blanca, con una actitud de Montseny y también de Anselmo Lorenzo favorable al natalismo, y por una actitud neomalthusiana de Ferrer Guardia, Mateo Morral, Bulffi, y la siguiente generación valenciana en torno al doctor Pastor editor de Estudios y sus colecciones de libros y revistas, un verdadero arsenal contraceptivo, pero también de difusión de las formas de vida comunitarias, el vegetarianismo, y el naturismo, más cercano a las propuestas francesas del grupo de L’en-dehors, que tomará su máxima expresión individualista entorno a los grupos barceloneses del Ateneo Naturista Ecléctico y sus paradigmáticos Ética y inicialesen los últimos años de la dictadura de Primo de Rivera.

Esta tradición ligada a la planificación familiar y a la ilustración sobre el propio cuerpo, impensable en otras propuestas políticas y sindicales, hará que dentro del anarcosindicalismo español puedan encauzarse propuestas muy radicales, inseridas en otros países dentro de la militancia feminista pero que en España se vehiculan a partir del anarquismo.

El femenismo y la anarquía

Las feministas españolas, encontraran dentro del anarcofeminismo, como lo habían hecho Emma Goldman, Voltairine de Cleyre y varias más un medio libre en el que poder hablar, escribir y pensar. Desde las pioneras Teresa Claramunt, Teresa Mañé, y las anónimas sindicalistas de fabrica, hasta la generación de los años treinta que dará lugar a Mujeres Libres, un grupo que aúna doctoras, trabajadoras textiles, intelectuales o secretarias.

Mujeres Libres no es solo un grupo de mujeres anarcosindicalistas, sino que son un grupo de mujeres que abre su espacio en un país atrasado y con un largo recorrido de represión y criminalización del cuerpo de las mujeres. Su labor, como ninguna otra, está aún por valorar y analizar, y sus vidas siguen siendo anónimas.

Solo la biografía de Federica Montseny (1905-1994) emerge de tanta oscuridad, precisamente sin estar en Mujeres Libres, pero por su actitud de periodista y pensadora y por su labor como ministra anarquista, la única que valientemente encauza la propuesta de la primera ley del aborto en España. Una ley que nunca se plasmará a nivel de todo el estado español precisamente a causa del veto de Negrín, ministro de Hacienda y del autismo de Largo Caballero. Montseny, ministra de Sanidad y Asistencia Social (4 de noviembre, 1936 al 17 mayo, 1937) representando a la CNT-FAI se hace eco de las demandas de su militancia a la que representa y de la tradición expresada en las publicaciones anarquistas-neomalthusianas españolas.

La definitiva salida de los anarquistas del gobierno de Largo Caballero y el avance de los comunistas a partir de los vergonzantes hechos de Mayo de 1937 dan al traste con las expectativas de interrupción del embarazo no deseado y que era llamado “reforma eugénica del aborto”, como se titula la ley, que viene de la mano de uno de los doctores que más habría de ayudar a la mujer obrera en España, el doctor Félix Martí Ibáñez que morirá, como la mayoría de sabios españoles, en el exilio.

La aplicación de la primera ley del aborto en España

Solo en la Cataluña autónoma, el día de navidad de diciembre de 1936 se legaliza por primera vez en la Península el decreto de la Ley del aborto que estará vigente en este territorio hasta la entrada de las tropas del general Franco y que reviste unas características que merecen estudiarse con detenimiento por la especial relación que tienen con todo el proyecto anarquista que revisten y por la implicación que tienen médicos, pensadores, enfermeras y militantes de los grupos libertarios.  Se publica el 9 de enero de 1937 en el Diari Oficial de la Generalitat firmada por Tarradellas, como Consejero Jefe, y por el consejero de Sanidad y Asistencia Social Pedro Herrera (CNT) y el de Justicia, Vidiella (UGT).

En plenas jornadas revolucionarias, José Martí Ibáñez, el médico anarcosindicalista de 26 años que dirige la Consejería de Sanidad y Asistencia Social del gobierno catalán hace realidad las aspiraciones del sector más joven del anarcosindicalismo español. Un sector que se ha forjado en la lectura de sus textos y de los de otro gran medico asesinado hace pocos meses: Isaac Puente. Ellos y varios más propagaron el control de la natalidad, pero también los desastres de las enfermedades venéreas y sus peligros asociados en los medios obreros que avanzaban desde el analfabetismo hacia su autoorganización más impresionante y tangible.

La CNT y la FAI representadas por su militancia más destacada se lanzan a hacer realidad su utopía social de la que forma parte intrínseca la libertad de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo, le siguen también inciativas de planificación familiar, pero también todo un entramado sanitario destinado a mejorar las condiciones de las mujeres que desean dar a luz en condiciones higiénicas saludables, ayudas para los bebes y sus madres, mejoras en la educación y en la creación de parvularios con inmensos jardines y enseñanzas racionales. Se truncaron todas las esperanzas anarcosindicalistas pero el estudio de aquellos logros nos pueden ofrecer nuevas expectativas que merecen ser rescatadas del olvido porque forman parte de la historia del anarquismo mundial.

Dolors Marín

 

Tomado de...

ULE Sindicato Estudiantil

¿Temes a la bandera negra?.

[Nota de El Libertario: el inglés A.Moore (1953 - ) es, a decir de algunos críticos, el más grande autor en la historia de las historietas, con comics tan célebres como "V de Vendetta", "La Liga de los Caballeros Extraordinarios" y "Wachtmen", entre otros muchos títulos. Politicamente se declara anarquista, adscripción que expone con toda claridad en el texto que sigue.]

La palabra “Anarquía” trae un montón de equipaje consigo. Conjura imágenes de hombres embozados en capas y con sombreros de amplias alas anchas que sostienen bolas negras con mechas de sonido sibilante y la útil leyenda BOMBA pintada en color blanco en uno de los lados. Se ha convertido en una especie de lema permanente sobre la descomposición de la sociedad y su entrada en el caos chillón; uno de los paisajes de Hieronymus Bosch poblado de saqueadores, berserkers y gigantes calzados con barquichuelas y vestidos con cartones de huevos. En los tabloides de consumo masivo la anarquía ha sido condensada hasta convertirse en una versión ultra-violenta y demente de Spy vs. Spy [la tira de Mad], adaptada para la pantalla por Rasputin y Unabomber. Apenas les resulta una propuesta atractiva que les merezca la pena, y sin embargo, a lo largo de la historia, ha sido una causa que han abrazado nuestros pensadores más brillantes y humanos, y a la que han dedicado su vida, incluso renunciando a la misma, miles de incontables y valientes hombres y mujeres. ULESi Darwin llegó a ver la anarquía como la posición política más razonable durante los últimos años de su vida, ¿deberíamos descartarla como algo casual, ya sea porque nos parece un salvaje sueño utópico o porque creemos que es el billete de entrada hacia el caos más clamoroso? Antes de tirar la anarquía a la papelera de las ideas descartadas junto con la teoría de la Tierra Plana y las hipotecas al 110%, ¿acaso no deberíamos intentar encontrar el verdadero significado de la palabra?

Como tan a menudo suele ocurrir con las palabras, son los griegos los que definitivamente tienen una para el término, en este caso “anarchos”, que significa “sin gobernantes”. En un primer vistazo parece ser una noción que va directa al grano, aunque está repleta de ramificaciones cuya complejidad es algo que sólo se hace visible cuando se la examina más de cerca. Por ejemplo, si no hay gobernantes, todo el mundo será libre para actuar según su propio juicio en todos los asuntos que le competen, incluso en la propia forma de definir la anarquía. Como te podrás imaginar, esto ha llevado hasta una desconcertante profusión de subdivisiones, categorías y movimientos disidentes anarquistas, con puntos de vista radicalmente diferentes entre sí, por lo que no resulta insólito escuchar acepciones como: anarco-comunistas, anarquismo individualista, anarquistas verdes o sindicalismo anarquista, anarquía post-izquierda o feminista, anarquía insurrecionalista o pacifista. Y luego tenemos anarquía sin adjetivos, algo que suena completamente razonable, a pesar del hecho de que las palabras “sin adjetivos”, usadas aquí como frase descriptiva, interpreten en realidad todas las funciones propias de un adjetivo. Al encarar esta pasmosa maleza de diferentes cepas de la Anarquía, lo mejor será inclinarnos por retomar aquella primera y más sencilla definición: “sin gobernantes”, y ver hasta donde podemos llegar a partir de la misma.

Se podría argumentar que dicho estado de existencia sin líderes es el más natural, tanto en cuanto a especie como en cuanto a individuos. Los psicólogos infantiles nos informan que un niño recién nacido no puede decir dónde empieza y dónde acaba el Universo. El sonajero, los barrotes de la cuna y su madre puede que sean vistos como extensiones del mismo, no muy diferentes a los ondulantes brazos y piernas del bebé. Por lo tanto, cuando acabamos de salir del útero, en nuestro dominio no existe ni un sólo gobernante: nosotros somos nuestras propias deidades rosadas y arrugadas, donde todo lo que vemos, escuchamos y palpamos es el cosmos en su totalidad. Sólo es más tarde cuando, después de haber aprendido algunos rudimentarios conocimientos de la lengua, aprendemos a entender las jerarquías piramidales de autoridad y cuando conocemos el peldaño más inferior del sistema de mandatos en el que nos encontramos, rindiendo cuentas a nuestros padres, que a su vez también rinden cuentas a sus jefes y patrones, a sus policías y gobiernos. Presumiblemente los gobiernos rinden cuentas a la Reina o a Dios, o a alguien similarmente inaccesible o (probablemente) imaginario.

Aceptamos a regañadientes que ni siquiera somos átomos, sino tan sólo engranajes de una inmensa maquinaria social sobre la que ni nosotros ni ninguno de nuestros tatarabuelos hemos sido consultados durante su construcción. Y sin embargo, tan sólo por un momento, cuando estábamos en la cuna nuestra presunción natural ha sido la de que... ese juguete móvil del conejito se ha movido del modo que nosotros queríamos, que estábamos al cargo de nuestros destinos. Que estábamos al cargo de todo.

Lo mismo ocurrió cuando apareció nuestra especie, cuando vivíamos en unidades de familias tribales en nuestras chozas y cuevas gobernadas por nosotros mismos, no de una forma demasiado diferente a la de los rebaños y manadas que se encontraban separados, pero alrededor nuestro. Y si bien puede parecer que la tribu de personas o la manada de animales deberían estar dominadas por un patriarca, una matriarca, un macho alfa o un líder, ese no siempre fue el caso. Nuestras primeras investigaciones sobre el comportamiento animal se realizaron a base de carretadas de supuestos que estaban basados en nuestro propio comportamiento como seres humanos. Identificamos al líder la pandilla como al macho más grande que resuelve las disputas territoriales y selecciona a su chica entre las mujeres más dotadas, un improbable híbrido de John Wayne y Russell Brand que desde nuestra pespectiva humana hemos considerado oportuno imponer sobre las peculiaridades del comportamiento de los ciervos y de los lobos. Sólo ha sido hace poco cuando hemos empezado a aceptar que mientras el macho alfa bien podría haberse hecho cargo de todas las trifulcas, existían otros individuos que parecen haber tenido una importancia única para conseguir el bienestar del grupo. Quizá uno de ellos era un individuo que se dedicaba a buscar nuevos alimentos o tierras de pasto. Otra podría ser una anciana alrededor de la cuál el resto de los miembros de la manada o de la tribu se reunían de forma protectora al encarar un ataque. Parece que en la mayoría de las sociedades animales había varios cometidos y numerosos individuos que trabajaban cooperando para el bien común, sin necesidad de que ninguno de los componentes del grupo fuese percibido como un líder. Mientras que Charles Darwin pensaba que la ferocidad, y a veces la competición sangrienta, eran las fuerzas conductoras que guiaban la evolución, hay grandes evidencias que sugieren que la cooperación juega un papel similar (o incluso mayor) en la supervivencia del más apto, tal y como ocurre con los agradables y sexualmente enloquecidos chimpancés bonobo, que son uno de los primates que se encuentran entre nuestros antecesores más cercanos.

Mirándolo desde esta perspectiva, quizá la anarquía no parezca algo tan poco natural como lo que nos puede sugerir el hecho de que se nos asigne una autoridad impuesta y no consensuada. Si tomamos el ejemplo de cualquier grupo normal de seres humanos, algo como una familia o un grupo de amigos, excluyendo a los miembros de los Cripps o los Blood, ¿seguimos pensando que existe una persona específica que ejerce de líder? ¿Realmente ha vuelto a existir alguna vez la figura del cabeza de familia desde la época Eduardiana? Por lo general, en cualquier acuerdo semi-funcional existe un conjunto informal de pesos y contrapesos que mantienen el equilibrio, sin necesidad de que sea regulado por una tercera parte.

Bajo mi punto de vista, dicha cooperación entre individuos que no comparten la misma opinión, dicha habilidad para admitir y respetar que otros tienen el derecho absoluto de determinar como quieren que sean sus vidas, es algo totalmente necesario para conseguir cualquier forma de anarquía, con o sin adjetivos, y de que tengamos la oportunidad de trabajar de forma realista y sin adornos. Además hace visible la aparente paradoja que se encuentra en el corazón de todo el asunto: lo que parece ser una licencia para hacer todo lo que queramos sin ninguna restricción externa, como decía la famosa consigna de Aleister Crowley “Haz lo que quieras”, algo que conlleva asumir la exigente tarea y la responsabilidad final de gobernarnos a nosotros mismos.

Definitivamente, la anarquía empieza en casa. La vida sin gobernantes como propuesta en firme implica que tenemos que imponernos nuestras propias normas, algo que no seremos capaces de lograr a menos que aceptemos y entendamos debidamente que nosotros, sólo como individuos y sólo como nosotros mismos, somos totalmente responsables de nuestras vidas y destinos. Una de las primeras cosas que trae consigo dicho entendimiento es la inquietante comprensión de que si nosotros somos nuestros propios líderes, no tendremos a nadie a quien echar la culpa y tampoco existirá ninguna excusa cuando hayamos fallado al intentar alcanzar las metas que nos habiamos propuesto. No podremos echarle la culpa de nuestras limitaciones a nuestros antecedentes, ni a nuestros padres o a la sociedad en general, porque directamente somos nosotros quienes nos hemos hecho cargo de la responsabilidad que conlleva nuestra existencia. No diremos con nostalgia que podríamos haber sido alguien especial si nuestra educación o situación financiera no nos hubiese frenado; o si no nos hubiésemos casado con ese hombre o esa mujer; o si no hubiésemos tenido esos niños en concreto. Si acabamos de decidir que nosotros somos los líderes de nuestra existencia, no podremos continuar interpretando en nuestras vidas el papel de víctima acosada e indefensa, porque somos las heroínas y héroes de la misma. Si estamos intentando ocultar nuestros defectos hay que decir que la libertad personal que supone la anarquía nos ofrece muy poca cobertura. Vivir nuestras vidas sin el amparo de una estructura social rígida y predeterminada, salir al exterior en mitad de la ventisca y sin protección, puede parecer una proposición aterradora y glacial. En realidad, muchos de nosotros solemos tomar la decisión de quedarnos en casa, soportando el tedio y las decepciones que conocemos en lugar de asumir el riesgo que supone dar un salto hacia la oscuridad. Por mucho que desemos más libertad en nuestras vidas, en nuestro corazón tenemos la sensación de que la libertad es algo que nos asusta, si no es algo que nos aterroriza.

Entonces, a la luz de todo lo anterior, ¿por qué debería alguien escoger el auto-gobierno y la anarquía? La carga de responsabilidad podría ser tan enorme, o incluso más aún, que si estuviese gobernando su propio país... porque después de todo, probablemente te importe más tu propio bienestar que lo que al gobierno le preocupa el bienestar de sus ciudadanos... por lo que, ¿cuál es la recompensa? Se podría decir que la verdadera recompensa se encuentra en la abrumadora sensación de liberación y fortalecimiento que te inunda cuando te declaras como ser humano autónomo y auto-determinado, manteniéndote desnudo bajo las estrellas, sin ningún temor en el centro de tu universo personal, mientras éste rota a tu alrededor en todo su esplendor, como ya ocurría antes de que aprendieses las reglas, o incluso antes de que aprendieses el lenguaje. Al aceptar tener en tus manos toda la responsabilidad sobre tu vida, dejarás de ser una víctima de la misma y empezarás a darte cuenta del poder que tienes sobre las circunstancias que te rodean, sin tratar de ejercer ningún poder sobre otros, sin intentar joder a nadie. Durante la vertiginosa carrera que te dará esa experiencia terminarás pensando que todo el mundo debería tener derecho a vivir de la misma forma, y es ahora, con este cambio de los códigos personales de comportamiento para llevar a cabo una política social que lo abarca todo, es ahora cuando empiezan a manifestarse los problemas más graves de la anarquía, algo que podremos ver claramente incluso al echar un breve vistazo sobre su Historia.

Las ideas anarquistas llevan entre nosotros desde la antigüedad. Las podemos encontrar en las declaraciones de los sabios taoístas de Oriente y en las obras de filósofos griegos como Diógenes o Zenón en algunos lugares más occidentales.

Sin embargo, el propio término "anarquista" no empezó a usarse en inglés hasta 1642, cuando, en las convulsiones provocadas por la Guerra Civil, fue usado como insulto por los monárquicos para describir a las variadas facciones que componían el Nuevo Ejército Modelo de Cromwell. No es hasta un siglo después, durante la Revolución Francesa, cuando nos encontramos a algunos de los Enragés que se oponían al gobierno revolucionario refiriéndose a sí mismos como anarquistas y usando dicha expresión de forma positiva. Además fue en el Siglo XVIII cuando William Godwin escribió su obra “Justicia Política”, defendiendo la libertad individual de acuerdo al juicio individual de cada uno o una, al mismo tiempo que se permite la misma libertad a otro individuo. En 1844, el libro del filósofo Max Stirner, “El Único y su Propiedad”, sugería que los individuos eran libres de hacer lo que estuviese físicamente en su poder, sin tener en cuenta a los demás, incluso llegando al asesinato. Más tarde, las teorías de Stirner se asociarían con el movimiento llamado Anarquismo Individualista, aunque Stirner nunca se definió como anarquista. El primer escritor que pudo hacerlo fue Pierre-Joseph Proudhon (1809-1865). Proudhon propuso una forma de anarquía llamada “mutualismo”, que aunque estaba basada en la libertad de los individuos, supuso más bien un modelo para la forma en la que la sociedad podría funcionar si estuviese gobernada por principios anarquistas, siendo libre todo el mundo de trabajar en lo que realmente quisiera. Proudhon daba por hecho que esto podía llevar a lo que él llamaba un “orden espontáneo”, una vez que la gente se diese cuenta de todos los beneficios que supondría la cooperación mutua y la organización de los pueblos o ciudades a través de comunas, en donde cada zona estaría gobernada de forma local e independiente. Pero, ¿cómo se podría hacer realidad esta condición utópica?

A finales de 1800 y principios del Siglo XX se formularon una gran variedad de respuestas diferentes a dicha pregunta. El Anarquismo Colectivista, tal y como fue definido por Mijail Bakunin, se oponía a la propiedad privada, siendo incautadas las fábricas y las instituciones gubernamentales por medio de la revolución violenta y la colectivización. Probablemente los seguidores de Bakunin sean los que han contribuido en gran medida a la representación habitual de los anarquistas como maníacos lazadores de bombas, pero no se puede negar su inteligencia y perspicacia. Inicialmente Bakunin estaba entusiasmado con los objetivos de la Asociación Internacional de Trabajadores, más conocida normalmente como Primera Internacional, siendo Karl Marx el alma de la misma en la época. Las divisiones entre los dos hombres eran evidentemente obvias, debido a que, como predijo Bakunin, y como pudo verse más tarde con mucha precisión, la propuesta del partido marxista sería sencillamente tomar el lugar de las clases dirigentes contra las que habían luchado.

Por otra parte, Piotr Kropotkin, que también se oponía igualmente a la propiedad privada, sentía que ésta debería abolirse legalmente en lugar de adquirirse a través del derrocamiento sangriento, reorganizando a continuación la sociedad en federaciones de comunas locales auto-gobernadas. Así, el debate anarquista iba y venía según aparecían otras escuelas de pensamiento o subdivisiones que constantemente se encontraban enfrentadas, y no existía algún principio unificador salvo su aversión a la autoridad. Eso sí, dicha aversión fue suficiente como para unir a los anarquistas de cada cepa en contra del fascismo que emergió en Europa entre 1920 y 1930, muy notablemente durante la Guerra Civil española, cuando las milicias anarquistas lucharon bajo la bandera negra contra los ejércitos del general Franco. Su derrota final en 1939 fue en parte por culpa de los estalinistas que estaban allí supuestamente para ayudar en la contienda, ya que en su lugar persiguieron tanto a los anarquistas como a los marxistas disidentes que conformaban una gran parte de las fuerzas rebeldes. Como también predijo Mijail Bakunin hacía cuarenta años, más o menos la Revolución Rusa había estado funcionando antes de que Stalin se convirtiese en el nuevo Zar Rojo de la nación.

Por supuesto, las derrotas más famosas no deberían percibirse como prueba fehaciente de que la anarquía no funciona. La Cómuna de París, fundada en 1789 y mantenida bajo principios anarquistas, funcionó perfectamente hasta que fue sumprimida unos cinco maños más tarde por las fuerzas armadas de la Convención Nacional a través de una brutal masacre que mató a más gente común que los aristócratas que habían conocido su fin durante la Revolución, pero por alguna razón este hecho es uno de los que se suele hablar menos. Casi un siglo después, los hugonotes franceses, que habían establecido comunidades que se auto-abastecían y auto-gobernaban en el East End de Londres, fueron empujados a levantar una protesta contra la imposición de un paralizador impuesto que iba directamente en contra de su único medio de ingresos, para ser abatidos a continuación por las tropas armadas que habían estado acampando a la espera en los mismos famosos lugares que habían sido recorridos por Jack el Destripador: la zona de Christchurch, en Spitalfields.

Ambos ejemplos parecen indicar que la anarquía es factible y viable, pero además ilustran el hecho de que por lo general se intentará que sea eliminada de la existencia por la fuerzas de la autoridad que se oponen a ella allí donde haga su aparición. Y eso a pesar de que las teorías anarquistas hayan continuado desarrollándose y evolucionando hasta la actualidad, encontrándonos en vanguardia con teorías fascinantes como las Zonas Temporalmente Autónomas de Hakim Bey, y también a pesar de que todavía no se haya consensuado de forma clara cómo se podría llevar a cabo una sociedad anarquista. Si somos realistas tenemos que afrontar que no podemos esperarnos que nuestros gobernantes se queden sentados y permitan una doctrina que se deshará de lo que ellos mismos han establecido, ni tampoco podemos suponer que después de unos cuántos miles de años de contar con personas que nos dicen qué es lo que tenemos que hacer, muchos de nosotros seamos capaces de manejar una alternativa. Naturalmente, una gran mayoría de personas necesitan ser educadas hasta un punto en el que sean capaces de comandar sus propias vidas sin interferir en las del resto. Al igual que también resulta cristalino que uno de los intereses de cualquier Estado no es precisamente el de educar a su pueblo hasta un punto en el que puedan prescindir de él. En la actualidad Internet tiene el potencial para proporcionar los medios de llevar a cabo dicha educación, e incluso permitir la creación de moneda alternativa y sistemas de trueque como el del movimiento “Green Pound”, que por lo general suele surgir de forma intermitente en las áreas más desfavorecidas de Gran Bretaña y por medio del cuál, sobre todo las personas desempleadas, intercambian horas de trabajo como método para evitar la moneda oficial por completo. Pero incluso si pudiésemos aprovechar todas estas posibilidades de una forma aparentemente útil, ¿podría existir algún tipo de sociedad imaginable que permitiese dichas formas de auto-abastecimiento y autodeterminación, llegando a existir o a ser prácticas de una forma prolongada? Resumiendo: ¿cómo podemos llegar hasta allí desde aquí?

¿Dónde está el paso que obviamente necesitamos entre una existencia bajo el ala de gobiernos inútiles u opresivos en general y la existencia en un mundo de autodeterminación en el que la anarquía mantiene la esperanza? Incluso si pudiésemos imaginarnos dicha sociedad transicional benigna, ¿cómo podría ser la sociedad de la que cualquier anarquista querría formar parte, una sociedad que de alguna forma funcionase sin gobernantes?

Como ha sido Grecia la que nos ha ofrecido los orígenes de la palabra anarquía, lo mejor será investigar a los antiguos griegos para buscar una solución. En la ciudad-estado de Atenas el líder era elegido a través de un proceso llamado selección por sorteo, que básicamente es un tipo de gobierno a través de la lotería. En todas las decisiones que concernían al Estado se elegía a un jurado que era designado al azar entre todas las partes de la comunidad por medio de la votación o del sorteo. A continuación dicho jurado escuchaba con atención el debate informativo presentado por ambas partes de la discusión, al igual que hace un jurado actual en un caso judicial. Después se realizaba una votación sobre el tema tratado y el jurado era disuelto. Este sistema parece estar mucho más cerca de cumplir las condiciones que hay detrás de una verdadera democracia (que es lo mismo que decir el gobierno del pueblo) que la gestión llevada a cabo por nuestro actual modelo de gobierno, con un representante elegido en ciertas ocasiones. Y además, en gran medida es algo que estaría a prueba de corrupciones. Ningún grupo o corporación con intereses especiales podrían influir en el gobierno si nadie sabe quién va a gobernar hasta la próxima vez que se vayan a llevar a cabo unas elecciones. Tampoco sería muy probable que un juez votase un conjunto de privilegios especiales para un jurado, tales como la posibilidad de solicitar la devolución de los gastos que producen sus unicornios en el corral, cuando ellos mismos ya no serían miembros del jurado que pudiesen aprobar dichos beneficios. De hecho, el jurado estaría más interesado en votar a favor de las medidas que fuesen positivamente más beneficiosas para la multitud de la que volverían a formar parte inmediatamente después de la votación.

Obviamente habría que realizar enmiendas constitucionales enormes antes de abordar dicho enfoque, pero ¿tan impensables son dichas reformas constitucionales cuando las alternativas que tenemos son la inutilidad, la ineficacia, la revolución violenta o la opción de quedarnos simplemente sentados sin hacer nada mientras nuestros líderes (en su mayoría) no electos nos hacen bailar en guerras, recesiones desastrosas y la posible extinción de las especies, mientras demandan que les paguemos por servicios que nadie había solicitado?

Al eliminar de un plumazo los peores excesos y abusos que aparecen junto con el liderazgo, dicho enfoque ateniense al menos podría solucionar los problemas más difíciles que conlleva la anarquía, permitiendo una sociedad con una dirección clara y coherente que no tuviese que soportar gobernantes en ninguno de los sentidos convencionales del término. En tiempos que parecen desesperados a pesar de todos nuestros avances tecnológicos masivos, quizá debamos invitar a entrar a la anarquía desde el frío exterior y echar un vistazo cercano a aquellas ideas y posibilidades que este “coco” de negruzco sombrero nos oferta.

A.Moore

Tomado de...

ULE Sindicato Estudiantil

De raíz contra el sexismo.

image

Desde distintos colectivos se manifiestan las ideas utilizando un lenguaje inclusivo para referirnos a ambos sexos, en lugar de utilizar el masculino(los) para el plural; por eso oiremos eso de trabajadoras y trabajadores, los y las estudiantes, o parado/as)

¿Y es que no da lo mismo utilizar sólo el masculino que engloba a todos? Es el típico argumento que utilizan las personas ante este uso de la lengua, argumentando que el lenguaje no soluciona la totalidad de los problemas derivados del género, el sexismo o el patriarcado, y que no es el problema fundamental, además de que es la forma más fácil de expresarnos tradicionalmente.

Es cierto que la sociedad asimila el uso del masculino al plural, y además que el lenguaje no soluciona la totalidad de los problemas de desigualdad, pero tal y como el sexismo se aprende, el lenguaje no sexista también, y por esta razón debemos hacer uno esfuerzo en nuestra forma de pensar y de hablar, y poco a poco en nuestra vida cotidiana iremos asimilando que con el lenguaje se construye el pensamiento y esto refuerza la lucha contra la desigualdad y el sexismo.

Investigaciones sobre como afecta la lingüística en nuestra concepción de las cosas y las personas nos muestran que la ocultación de la mujer en el lenguaje, o la utilización de palabras de un género u otro dependiendo de si lo que queremos designar es bueno o malo, así como la percepción de mayor valoración para profesiones si las utilizamos en masculino en lugar de en femenino, son ejemplos de que el lenguaje es importante en la imagen subconsciente que nos creamos de nuestra sociedad y las personas que la componen y en la manera en que las percibimos y como las valoramos.

Se hace imprescindible para superar las desigualdades entre hombre y mujer,y para hacerlo es necesario entre otras cosas, la ruptura con los roles tradicionales y el reconocimiento de las mujeres tanto en la historia como en el lenguaje, asumiendo que lo que no se nombra no existe de la misma forma que lo que se nombra.

Debemos plantearnos esta nueva forma de expresarnos como la base desde donde afrontar el conflicto en los roles de cada genero, al igual que se afrontan el conflicto de clases, y no caer en la excusa fácil, y el error de que es mas importante hablar del proletariado, la mercancía, cuestionar la existencia del dinero o la destrucción del estado que del patriarcado. Todos estos asuntos se hacen imprescindibles para la construcción de una sociedad anarquista, pero siempre combinando el medio de alcanzarlo con el fin que se alcanza, y no utilizando el lenguaje del sistema actual, su forma de actuar para, de forma espontánea y por arte de magia alcanzar una sociedad justa e igualitaria. Eso es mucho más utópico que lo que nosotros y nosotras queremos.

Tomado de...

ULE Sindicato Estudiantil

Más allá de la escuela estatal y las luchas laborales, hacia la autogestión de la enseñanza.

image

En el debate en torno a la educación, la única discusión actual está en si debe estar supeditada al poder monopolista del estado y a la gestión de multitud de políticos/as parásitos/as, o si hay que apoyarse en la gestión privada a manos de la iglesia y especuladores/as diversos/as. Pero nosotros/as, como anarquistas, queremos ir más allá de reivindicaciones puramente laborales y economicistas, queremos hacer una crítica al sistema de enseñanza, tanto al estatal como al privado, con una perspectiva de transformación social, nunca de legitimación y mantenimiento de la inoperancia de la educación actual.

Con la lógica capitalista de que las personas están al servicio de la economía, y el vacío ideológico y transformador de las movilizaciones obreras del sector, se da al estado la llave para seguir adaptando las leyes educativas al servicio de la mercantilización de la educación, hacinando a los/as alumnos/as (aumento de las ratios), subiendo las tasas de la Universidad o la FP (elitización de la educación), dejando que sean las empresas quienes subvencionen las becas y las prácticas (privatización y especialización productivista), o reduciendo la contratación de profesorado funcionario, manteniendo interinos/as y abriendo la entrada de externos/as a la educación pública desde empresas privadas (precarización de las relaciones laborales).

Nosotros/as los/as anarquistas creemos firmemente que la emancipación de la clase obrera de sus cadenas va mucho más allá de lo exclusivamente material, y la evolución de la concienciación y la construcción íntegra del individuo es el primer paso que lleva a la aceptación de los postulados emancipadores por parte de los/as trabajadores/as. Dada esta premisa, el movimiento libertario ha trabajado durante décadas en la construcción de una teoría pedagógica y su fomento a través de escuelas racionalistas y ateneos libertarios desde las continuas reflexiones y debates en torno a las experiencias. 

Nosotros/as no creemos en mejorar las instituciones educativas ni hacerlas más eficientes, queremos devolver el libre proceso de aprendizaje a las comunidades naturales, y la elaboración del proceso cultural entre todos/as, acabar con las instituciones privadas o del estado, que tienen secuestrado el proceso de conocimiento, y disolverlas. Ser partícipes como trabajadores/as de todas las actividades de la vida social, en una sociedad autogestionada y federativa de libres acuerdos tomados entre iguales por todos sus miembros, sin privilegios de ningún tipo.

Crítica a la enseñanza estatal y privada

El sistema de enseñanza está concebido como un sistema cerrado a otras instituciones sociales, cuyo fin es el de producir mercancía con su correspondiente título, para su inserción en el sistema clasista. Esta forma de educación está concebida para la especialización productivista con el fin de dar un mayor rendimiento del mismo capitalismo.

A todos/as los/as niños/as les es impartida constantemente una práctica determinada por las normas fundamentales del capitalismo. Así pues, al igual que la sociedad misma está estratificada y jerarquizada: existen patronos/as y asalariados/as, o gobernantes y gobernados/as; dentro del sistema educativo los/as niños/as empiezan a asimilar estos roles bajo la autoridad del profesorado (como papel policial), el cual debe velar constantemente por la actitud disciplinada sumisa y obediente de los/as niños/as y condenar o juzgar a todo aquel o aquella que se salga del marco normativo. Algunas herramientas en este camino son la repetición de dogmas incuestionables totalmente preelaborados y ajenos a cualquier pequeño/a, la delegación de toda práctica o experiencia a especialistas de turno, la programación mecánica de tiempos y ritmos con rígidos horarios que habitúan a la organización de la semana laboral, aislamiento del espacio de aprendizaje con el exterior, o los exámenes como herramienta de competición y exclusión entre los/as alumnos/as; las recompensas a los/as que asimilan y “aprueban” y la marginación de aquellos/as que no lo hacen. Así, la actividad natural se proscribe o se controla al servicio de la obediencia, los/as niños/as van adquiriendo el rol de sumisión para ganarse la aprobación de la autoridad referente y el rol competitivo con sus lógicas consecuencias, la humillación y violencia entre compañeros/as, el fracaso escolar o la exclusión de todo aquel o aquella inadaptado/a que deba ser retirado/a a otras instancias de reinserción.

Por ello, nos mostramos en contra de agravar diferencias sociales, de manipular física y mentalmente a los menores cuando son incapaces de defenderse, de la jerarquización, el autoritarismo, el confesionalismo religioso, los castigos como imposición represiva, la exclusión de la naturaleza o la separación por sexos.

La propuesta de los/as anarquistas. Caminando hacia la autogestión

Nuestra pretensión no es la gestión de los fondos estatales, ni construir la universidad obrera, ni seguir dando titulaciones; nuestra intención es la abolición del estado y cualquiera de sus estructuras de dominación. Para ello proponemos la autogestión educativa:

El término autogestión es la gestión cooperativa por los/as trabajadores/as y demás implicados/as en la gestión, distribución y consumo, de una forma libre e igualitaria, con independencia de cualquier tipo de factor externo. Se promueve la participación de toda la comunidad productora sin relación de autoridad entre los/as participantes.

En el factor educativo, creemos en un aprendizaje abierto y permanente en base a una recreación constante de uno/a mismo/a con su entorno natural, fuera de cualquier tipo de autoridad, de manera racionalista, secular y no coercitiva. Propugnamos el aprendizaje individual y colectivo en grupos y comunidades naturales: asociaciones productoras o comunidades libres sin tutela estatal o privada, cuya fuerza unificadora sea la creatividad y el contrato social libremente aceptado por todos sus miembros.  Creemos que el aprendizaje no es repetir hasta memorizar, encerrados entre cuatro paredes, ni aceptar roles. Para nosotros/as es el trabajo colectivo de proyectos socialmente útiles, artísticamente recreativos y científicamente estimulantes para el entorno comunitario, técnico, económico y natural; entornos que deben de ser el medio para un aprendizaje y una construcción íntegra individual, libre y creadora. Así, mediante el cuestionamiento y el dialogo constante, la sociedad se recreará constantemente a sí misma.

Los niños y las niñas tendrán una insólita libertad, se realizarán ejercicios, juegos y esparcimientos al aire libre, se insistirá en el equilibrio con el entrono natural y con el medio, en la higiene personal y social, desaparecerán los exámenes y los premios y los castigos. Se hace especial atención al tema de la enseñanza de la higiene y al cuidado de la salud. Los alumnos visitarán centros de trabajo – las fábricas textiles de Sabadell, especialmente- y harán excursiones de exploración. Las redacciones y los comentarios de estas vivencias por parte de sus mismos protagonistas se convertirán en uno de los ejes del aprendizaje. Y esto se hará extensivo a las familias de los alumnos, mediante la organización de conferencias y charlas dominicales.

Francisco Ferrer i Guardia- La Escuela Moderna

El anarcosindicalismo, la mejor herramienta de lucha para los/as trabajadores/as

Entendemos la asamblea como el único medio de toma de decisiones en igualdad de condiciones entre todos/as los/as afectados/as de un ramo concreto.

Entendemos la autogestión en nuestro día a día como la mejor forma de mantener la independencia de cualquier tipo de subvención que domestique nuestra lucha.

Entendemos que la enseñanza debe ir ligada a otras ramas de lucha, coordinada con trabajadores/as de otras industrias, para así poder practicar la solidaridad entre los/as oprimidos/as y recuperar los recursos económicos y naturales que actualmente explota el capitalismo para su autogestión en comunidades igualitarias y libremente federadas. Es por eso que renegamos del corporativismo y de cualquier forma de aislamiento que solo divida a la clase obrera y fortalezca el estado.

Entendemos la huelga como una de las mejores herramientas de lucha de la clase obrera que tantas victorias nos ha dado, como, en su día, la jornada laboral de 8 horas (hoy aspiramos a una jornada de 6 horas como máximo de tiempo trabajando).

El asamblearismo frente al delegacionismo, la autogestión frente a la subvención, el federalismo frente al corporativismo y la huelga general indefinida frente a paros de 1 día, es la única manera de atajar los graves ataques que está sufriendo la clase obrera; luchar contra la ofensiva del estado y del capital, y construir un modelo económico y social para las personas, y no para la acumulación de riquezas de políticos/as, monarcas, empresarios/as y demás parásitos del sudor y la sangre obrera.

POR UNA ENSEÑANZA LIBRE
POR LA PEDAGOGÍA LIBERTARIA
HACIA LA AUTOGESTIÓN

Grupo Anarquista Tierra
Federación Anarquista Ibérica (FAI)

 

Tomado de...

ULE Sindicato Estudiantil

 

Carta de una anarquista sobre el amor, escrita en 1928

image

Querido camarada:

“El motivo de la presente es, principalmente, consultarlo. Tenemos que actuar, en todos los momentos de la vida, de acuerdo a nuestro modo de ver y de pensar, de manera que los reproches o las críticas de otra gente encuentren a nuestra individualidad protegida por los más sanos conceptos de responsabilidad y libertad en una muralla sólida que haga fracasar a esos ataques. Por eso debemos ser consecuentes con nuestras ideas.

“Mi caso, camarada, pertenece al orden amoroso. Soy una joven estudiante que cree en la vida nueva. Creo que, gracias a nuestra libre acción, individual o colectiva, podremos llegar a un futuro de amor, de fraternidad y de igualdad. Deseo para todos lo que deseo para mí: la libertad de actuar, de amar, de pensar. Es decir, deseo la anarquía para toda la humanidad. Creo que para alcanzarla debemos hacer la revolución social. Pero también soy de la opinión que para llegar a esa revolución es necesario liberarse de toda clase de prejuicios, convencionalismos, falsedades morales y códigos absurdos. Y,en espera de que estalle la gran revolución, debemos cumplir esa obra en todas las acciones de nuestra existencia. Para que esa revolución llegue, por otra parte, no hay que contentarse con esperar sino que se hace necesaria nuestra acción cotidiana. Allí donde sea posible, debemos interpretar el punto de vista anarquista y, consecuentemente, humano.

En el amor, por ejemplo, no aguardaremos la revolución. Y nos uniremos libremente, despreciando los prejuicios, las barreras, las innumerables mentiras que se nos oponen como obstáculos. He conocido a un hombre, un camarada de ideas. Según las leyes burguesas, él está ‘casado’. Se ha unido a una mujer como consecuencia de una circunstancia pueril, sin amor. En ese momento no conocía nuestras ideas. Empero, él vivió con esa mujer varios años y nacieron hijos. Al vivir junto a ella, no experimentó la satisfacción que hubiera sentido con un ser amado. La vida se volvió fastidiosa, el único medio que unía a los dos seres eran los niños.“Todavía adolescente, ese hombre toma conocimiento con nuestras ideas y nace en él una conciencia. Se convierte en un valiente militante. Se consagra con ardor y con inteligencia a la propaganda. Todo su amor no dirigido a una persona lo ofrenda a su ideal. En el hogar, mientras tanto, la vida continúa con su monotonía, alterada solamente por la alegría de sus pequeños hijos. Ocurrió que las circunstancias nos hicieron encontrar al principio como compañeros de ideas. Nos hablamos, simpatizamos y aprendimos a conocernos. Así fue naciendo nuestro amor. Creímos, al principio, que sería imposible. Él, que había amado sólo en sueños, y yo, que hacía mi entrada a la vida. Cada uno continuó viviendo entre la duda y el amor. El destino –o más bien el amor– hizo lo demás. Abrimos nuestros corazones, y nuestro amor y nuestra felicidad comenzaron a entonar su canción en medio de la lucha y del ideal, que más impulso les dieron aún. Y nuestros ojos, nuestros labios, nuestros corazones se expresaron en la conjuración mágica de un primer beso. Nosotros idealizamos el amor pero llevándolo a la realidad. El amor libre que no conoce barreras ni obstáculos. Esa fuerza creadora que transporta a dos seres por un camino florido, tapizado de rosas –y algunas veces de espinas–pero donde se encuentra siempre la felicidad.

“¿Es que acaso todo el universo no se convierte en un edén cuando dos seres se aman?

“También su mujer –a pesar de su relativo conocimiento–simpatiza con nuestras ideas. Últimamente ella dio pruebas de desprecio hacia los sicarios del orden burgués cuando la policía comenzó a perseguir a mi amigo. Fue así como la esposa de mi compañero y yo hemos llegado a ser amigas. Ella no ignora nada de lo que representa para mí el hombre que vivía a su lado. El sentimiento de afecto fraternal que existía entre ellos le permitió a él confiárselo a ella. Por otra parte, él le dio libertad de actuar como ella lo deseara, tal como corresponde a todo anarquista consciente. Hasta este momento, a decir verdad, hemos vivido una verdadera novela. Nuestro amor se intensificó cada vez más. No podemos vivir completamente en común dada la situación política de mi amigo y el hecho de que debo terminar con mis estudios. Nos encontramos muy seguido en diversos lugares. ¿No es acaso ésa la mejor manera de sublimar el amor alejándolo de las preocupaciones de la vida doméstica? Aunque estoy segura que cuando existe el verdaderoamor, lo más bello es el vivir juntos.

“Esto es lo que quería explicar. Pero he aquí que algunos se han erigido en jueces. Y éstos no se encuentran tanto en la gente común sino más bien entre los compañeros de ideas que se tienen a sí mismos como libres de prejuicios, pero que en el fondo son intolerantes. Uno de ellos sostiene que nuestro amor es una locura; otro señala que la esposa de mi amigo juega el papel de ‘mártir’, pese a que ella no ignora nada de lo que nos concierne, es dueña de su persona y goza de su libertad. Un tercero levanta el ridículo obstáculo económico. Yo soy independiente,como lo es mi amigo. Según todas las probabilidades,me crearé una situación económica personal que me liberará de todas las inquietudes en ese sentido.

“Además, la cuestión de los hijos. ¿Qué tienen que ver los hijos con los sentimientos del corazón? ¿Por qué un hombre que tiene hijos no puede amar? Es como si se dijera que un padre de familia no puede trabajar por la idea, hacer propaganda, etc. ¿Qué prueba puede hacer creer que esos pequeños seres serán olvidados porque su padre me ama? Si el padre olvidara a sus hijos merecería mi desprecio y no existiría más el amor entre nosotros.

“Aquí, en Buenos Aires, ciertos camaradas tienen del amor libre una idea verdaderamente exigua. Se imaginan que sólo consiste en cohabitar sin estar casados legalmente y, mientras tanto, en sus hogares siguen perdurando todas las ridiculeces y los prejuicios que son propios de los ignorantes. En la sociedad burguesa también existe esa clase de uniones que ignoran al registro civil y al cura. ¿Es acaso eso el amor libre?

“Por último, se critica nuestra diferencia de edad simplemente porque yo tengo 16 años y mi amigo 26. Unos me acusan de perseguir una operación comercial; otros me califican de inconsciente. ¡Ah, esos pontífices del anarquismo! ¡Hacer intervenir en el amor el problema de la edad! ¡Como si no fuera suficiente que el cerebro razone para que una persona sea responsable de sus actos! Por otra parte, es un problema mío y si la diferencia de edad no me importa nada a mí, ¿por qué tiene que importarle a los demás? Lo que quiero y amo es la juventud del espíritu, que es eterna.

“Hay también aquellos que nos tratan de degenerados, de enfermos y de otros calificativos de la misma especie. A todos ellos les contesto: ¿por qué? ¿Porque nosotros vivimos la vida en su verdadero sentido, porque rendimos un culto libre al amor? ¿Porque igual a los pájaros que alegran los paseos y los jardines nos amamos sin importarnos los códigos o las falsas morales? ¿Porque somos fieles a nuestros ideales? Yo desprecio a todos los que no pueden comprender lo que es saber amar.

El amor verdadero es puro. Es un sol cuyos rayos enceguecen a aquellos que no pueden escalar las alturas. A la vida hay que vivirla libremente. Rindamos a la belleza, a los placeres del espíritu, al amor, el culto que ellos se merecen.

“Esto es todo, camarada. Quisiera su opinión sobre mi caso. Sé bien lo que hago y no tengo necesidad de ser aprobada o aplazada. Sólo que al haber leído muchos de sus artículos y al estar de acuerdo con varios puntos de vista, me pondría contenta de conocer su opinión.”

América Scarfó tenía 16 años cuando escribió esta carta, y el amor al que hace referencia no es otro que el de Severino di Giovanni. Acerca de la relación entre ambos, puede consultarse a Bayer, OsvaldoSeverino di Giovanni. El idealista de la violencia, Planeta, Buenos Aires, 1999. Allí, Bayer dice que antes de la carta, “una borrasca había enturbiado la relación de Severino y América. Las críticas de los compañeros, los impedimentos casi insalvables para continuar la relación, su propia situación familiar hacen crisis en América, quien le hará reproches a Severino y le dirá que termina con la relación… Como típica reyerta de enamorados, el reencuentro borrará todo slos problemas y sellará la unión con más fuerza. De ese reencuentro saldrá la carta de América para L’en dehors. Que era una especie de acta que oficializaba los sentimientos hasta ahora retenidos en la intimidad”.

Bajo el título de Una experiencia, la carta fue publicada en L’en dehors el 20 de enero de 1929, junto con la respuesta de E. Armand: “Compañera: mi opinión importa poco en la materia de lo que me transmites sobre lo que haces. ¿Estás de acuerdo íntimamente con tu concepción personal de la vida anarquista o no estás de acuerdo? Si estás de acuerdo, ignora los comentarios e insultos de los otros y continúa tu camino. Nadie tiene el derecho de poder juzgar vuestra forma de conducirte, aunen el caso que la esposa de tu amigo fuera hostil a esas relaciones. Toda mujer unida a un anarquista (o viceversa) sabe muy bien que no deberá ejercer sobre él o sufrir de parte de él una dominación de cualquier orden”.

Tomado de...

ULE Sindicato Estudiantil

Anarcocapitalismo: la mentira intolerable

imageUn nuevo peligro acecha a la humanidad y nosotros sin saberlo. Menos mal que la señora Cristina Fernández alertó en Cannes sobre la amenaza que se cierne sobre nosotros: el avance del anarcocapitalismo. Este concepto, encubierto de manera semántica, no es otra cosa que la defensa de la propiedad privada a ultranza aboliendo al Estado para la creación de un mercado de comercialización exclusivo de los privados. Se maquilla la propia naturaleza del Estado que se basa en la explotación del hombre por el hombre. Nada tiene que ver con el ideal anarquista, que fue la génesis del movimiento obrero a nivel mundial.

Pero, afortunadamente, en la conferencia de los 20 miembros más poderosos del mundo, la señora tuvo la gentileza de anunciar su catastrófico vaticinio ante quienes pueden salvar a la humanidad de tan siniestro destino. Así que todos podemos dormir tranquilos porque gracias a su bondadoso gesto, los “superhéroes” evitarán la desgracia emprendiendo una cruzada para restaurar el “capitalismo en serio”.

Entendemos, entonces, que el capitalismo en serio que pregona la señora es el de los sueldos de miseria, la tercerización, la abismal brecha entre ricos y pobres, el destierro de los pueblos originarios y el saqueo de la riqueza del suelo, entre otros atentados contra la humanidad y la tierra. Efectivamente, señora Cristina, usted está proponiendo un capitalismo en serio: el que rige actualmente.

Cristina Fernández pasará a la historia no sólo por avivar un trasnochado concepto económico, sino también por reafirmar la condición de esclavitud de los trabajadores. Toda una declaración de principios de quien se jacta de encabezar un proyecto “integrador y popular”. A no ser que el pueblo despierte y se le acabe el negocio.

Estamos acostumbrados a la desvirtuación del concepto “anarquismo”, pero lo de Cannes es una vuelta de tuerca intolerable.

El anarquismo lleva dos siglos luchando por la libre organización de trabajadores de forma horizontal, un sistema económico igualitario y una sociedad sin clases. Y eso sí que es una amenaza en serio.

La anarquía es el orden sin gobierno y sin Estado; el capitalismo, cualesquiera sean sus formas, neoliberal o keynesiano, es la esclavitud. El primero, a las leyes del mercado; y el segundo, al Estado omnipotente y omnipresente. Los que defienden el keynesianismo nunca han dejado de pactar con el neoliberalismo. La anarquía es la abolición de todas las formas de capitalismo. Es la sociedad libre de productores libres. Para la anarquía, la propiedad es un robo en todas sus formas.


Federación Obrera Regional Argentina (FORA)
Adherida a la Asociación Internacional de los Trabajadores (AIT

Tomado de...

ULE Sindicato Estudiantil

 

Texto de análisis y propuesta política sobre el concepto libertario

ULE Sindicato EstudiantilHace más o menos un año, dimos un avance importante al pasar de organización juvenil sin distinción política clara (en este entonces solo nos llamábamos como Colectivo Thrash Iria) a definirnos como Colectivo Libertario. Hoy queremos escribir sobre que es el ser libertarix para nosotrxs como individuos y organización, haciendo también un esfuerzo por recuperar la conciencia anarquista que subyace en la definición libertaria.

Sobre el anarquismo mucho se ha dicho y puesto en práctica desde su concepción como filosofía política en la segunda mitad del siglo XIX. Hoy como ayer, seguimos construyendo alternativas de sociedad, y es en este proceso en el que nosotrxs como colectivo reconocemos el anarquismo [social y organizado] como una propuesta ideológica horizontal, antiparlamentaria, autogestionaria, federalista, justa, igualitaria y libre 1, de acción directa, democrática (en su sentido más puro), cooperativa y revolucionaria; todo esto a su vez, convierte el ideal ácrata en la lucha constante para conquistar la libertad plena del ser humano y la construcción de un mundo de abajo hacia arriba, cuyos medios de producción sean gestionados por lxs mismxs productorxs de riqueza de manera asamblearia. Sin embargo, y en el transcurso de tiempo en el cual la lucha se somete a revisión, el concepto del “anarquismo” ha sido acomodado por intereses que están fuera de la verdadera lucha por la emancipación completa, pero también el término “libertarix” ha sufrido esta arremetida.

Considerando lo anterior, y en un esfuerzo de recuperar las luchas populares desde abajo, elaboramos el siguientes texto donde examinamos el concepto libertario, el papel en las actuales luchas de nosotrxs como libertarixs y una propuesta para la construcción política de la lucha anarquista.

En un ámbito coloquial y poco teórico, la palabra libertario ha sido usada principalmente como sinónimo de “anarquismo” y “anarquista”, pero también se ha entendido como antónimo de “autoritarismo”. Indistintamente del significado que tenga 2, creemos que todos estos usos tienen algo en común: expresan antiautoritarismo e ingobernabilidad. Siguiendo este orden de ideas, nos parece preciso anotar que este enunciado es en sí mismo un fin y un medio, es decir, mientras nos organizamos de manera horizontal y asamblearia, nuestro objetivo debe ser crear un mundo nuevo libre basado en la horizontalidad y en la toma de decisiones desde abajo; entonces, es discordante una lucha por la libertad plena (lucha libertaria) cuyos medios de acción sean autoritarios, o en otro caso, una lucha horizontal y asamblearia cuyo objetivo sea apoyar, por ejemplo, el partidismo o la institucionalidad. Creemos que la lucha libertaria es una lucha que debe ser concordante entre sus medios y fines.

El autoritarismo y la ingobernabilidad, son valores que nacen en el seno del anarquismo societario de la Europa del siglo XIX, más sin embargo, se ha redefinido según las condiciones territoriales, culturales y sociales en que se encuentra la lucha de cada pueblo. Es así, como en algunos lugares el término“libertario” ha sido auto etiquetado a luchas independentistas u otras diferentes a los postulados ácratas; frente a esto, creemos que las diferentes batallas que se libran solo tienen sentido si en verdad se busca construir un mundo y una sociedad nueva, entonces no tiene mucho sentido llamar libertarix a la lucha contra un gobierno local o nacional para instaurar otro (así su dirección diferente). Pretender justificar cambios en los principios del anarquismo (o en lo libertario) para conseguir los fines últimos o utilizar estrategias más “eficaces” es vender la lucha a intereses que no son del pueblo3; en este sentido, ampliar el rango de los que es libertario y lo que no termina llevando el concepto hacia el autoritarismo, la institucionalidad, el vanguardismo e inclusive el partidismo.

Por esto, hemos sostenido y lo seguimos haciendo, que el ser libertarix (siendo adjetivo este de individualidades, organizaciones y procesos) involucra un verdadero compromiso con la destrucción de cualquier Estado (burgués u “obrero”), del capitalismo (privado o estatal) y toda autoridad, en pro de la construcción de un mundo libre, justo e igualitario1.


1 Como Colectivo Libertario Thrash Iria, reconocemos la justicia, la igualdad y la libertad en su sentido societario, es decir, rechazamos los conceptos de igualdad impuesta en cantidad, de justicia vista unilateralmente, y de libertad en su sentido “antisocial”.

2 El término libertario puede ser clasificado lingüísticamente como una polisemia, es decir, una palabra que tiene varias acepciones. Aun así, sostenemos que todos estos significados tienen puntos en común.

3 Los partidos políticos, especialmente de izquierda (caso colombiano es el Polo), dicen que el interés del pueblo es que los gobiernen bien o sean representados correctamente. Como anarquistas, sostenemos que la emancipación debe ser siempre desde abajo, en este orden de ideas, los partidos utilizan la desinformación mediática para que el pueblo termino agachando la cabeza y patrocinando sus intereses.

Colectivo Libertario Thrash Iria

ULE Sindicato Estudiantil

 

La importancia de documentarnos como jóvenes dispuestos al cambio

ULE Sindicato EstudiantilEl mundo está lleno de corruptos disfrazados, ladrones con corbata que cada día convierten la economía en un sistema caníbal, que deja muchas víctimas a su paso, y la única solución es el cambio. Por lo tanto la juventud, que será la que tomará las riendas de ese sistema debe documentarse, debe leer.

La importancia de leer trasciende mas allá de una obligación laboral o educativa, es una herramienta que tiene varios frentes, es una forma sencilla de viajar por todas las partes del mundo, conocer culturas, historia, es una guía que te lleva a analizar contextos, entre otras muchas cosas, no es necesario robar la mitad de los impuestos de un país para obtener un libro, un texto, o un ensayo, los consigues en una esquina, en una tienda, incluso en la internet.

Pero todo este preámbulo no se enfoca en la riqueza de la lectura (aunque aporte en el tema) se enfoca en la importancia de que la juventud dispuesta a el cambio la use, la entienda, y la maneje.

De hecho es la única forma de poder crear un cambio verdadero, los ideales son fundamentales para lograr vencer en medio de tanta ignorancia, pero para ello cada ideal debe tener una estructura argumentada, que nos de fuerza para batallar con aquellos medios de desinformación que manejan a la masa ignorante (que por cierto es masa ignorante por no tener documentos que la saque de ella).

La lectura se ha usado por mucho tiempo, de la mano con la escritura han dado un cambio rotundo a el mundo, dejando en el camino una historia llena de virtudes y desavenencias, en el pasado obtener estos elementos era muy complicado, pero en este presente es muy sencillo, por tanto tenemos acceso a ellos; podemos USARLOS.

Más allá de usarlo está ENTENDERLOS, sacarle el mayor provecho, analizar todos los contextos, concluir y tomar aportes que pueden construir en la vida privada y colectiva que desempeñamos cada día. Y por ultimo podemos MANEJARLA de tal forma que le demos una dirección concreta a la meta que nos hemos trazado en este caso a la revolución de todo este sistema y gobierno que nos ha golpeado robado y engañado más de tres veces.

Documentémonos, es el momento de leer, de tener argumentos rotundos y profundos, aprender de las personas que vivieron épocas de cambio, aprender de los protagonistas de la historia, coger las riendas de nuestro futuro, y dejar de permitir que nos vendan como ganado.

Con leer, entender, analizar, organizar y actuar el cambio llegará.
ULE (Unión Libertaria Estudiantil)

La Tacla

ULE Sindicato Estudiantil

 

Es el fin de la educación ó… ¿Qué más podemos hacer?

ULE Sindicato EstudiantilDesde la aprobación de la ley 30 de 1992, la educación ha venido decayendo terriblemente, el presupuesto de las universidades públicas está congelado hasta el día de hoy y cada día la estructura física de las universidades va de mal en peor, la autonomía universitaria es cada vez menor y aunque no lo notemos son ahora menos las carreras orientadas a las humanidades y las artes, ya incluso en algunas carreras no se estudia lo que antes se solía ver, lo que hacía que los estudiantes tuvieran una visión crítica y social, ahora lo principal es lo moderno, lo científico, el conseguir más dinero y el cómo competir de manera más audaz para así ser el/la mejor, el/la que domina.

Cada día estamos peor aunque no lo podamos percibir, porque bien ellxs saben cómo hacer las cosas para no crear agitación, toman rudas decisiones poco a poco, de manera paciente porque ellxs saben que algún día podrán lograr su cometido, todo mientras se haga de manera silenciosa, que lo que se decida pase en frente de las personas pero que estas no lo puedan notar. Eso es lo que ha venido ocurriendo los últimos veinte años en cuanto a la educación toma de decisiones silenciosas, cosas que posiblemente no nos van a afectar porque son tan pequeñas que para que ponerles cuidado, y es ahí cuando lanzan la bomba, dan a conocer la reforma que nos dejaría sin educación, que transformaría a las universidades como entes privados, como viles corporaciones con ansias de dinero y poder, lugares donde no caben las humanidades y las artes, de ahí nacería la mano de obra barata que en un futuro no muy lejano sería la que trabajaría en las empresas de lxs dueñxs de aquellas corporaciones universitarias. Qué horrible suena ¿no? Pues bien eso es solo el comienzo, podemos dejarlo como un pequeño abrebocas del futuro de la educación, del futuro de lxs estudiantes, del pueblo.

Es ahí cuando se conoce lo que sería llamado la reforma a la ley 30 de 1992, mundialmente conocido como Plan Bolonia (Plan de restructuración de la educación firmado por primera vez en Bolonia, Italia en 1999) cuando lxs estudiantes oyen por primera vez sobre esto se decide comenzar a estudiar lo que posiblemente sería la nueva ley de educación, se descubre que con esta reforma o nueva ley, la educación como la conocemos hoy desaparecería en su totalidad, afectando no solo a las universidades públicas, sino también acabando y modificando casi por completo a universidades privadas y al SENA, si bien afectará en su mayoría a los centros de educación superior también de alguna manera perjudicará a los colegios. Esta ley sería el fin, después de su aprobación la verdadera educación y un mundo mejor sería un tanto más difícil de conseguir, ya que con el pueblo ignorante, más ignorante que hoy en día la capacidad de dominio de los que dicen ser “superiores” sería aún más grande y como consecuencia sería más difícil de combatir.

Cuando se puede ver el rostro oculto de la ley, empieza la pelea, estudiantes decididos a luchar por lo único que podría decirse seguro que tienen, lo que es del pueblo… la educación, que si bien no es la mejor, es la que ha permitido que la lucha siga firme, la que ha abierto poco a poco los ojos de este pueblo sometido y ha hecho que las esperanzas de un mundo mejor no decaigan ni desaparezcan.

La lucha contra la reforma comienza el 7 de abril de 2011 cuando miles y miles de estudiantes, profesores, trabajadores de diversos sectores y ciudadanos salen a las calles para mostrar su inconformidad, en este día las esperanzas de este pueblo se afianzan, personas unidas defendiendo el derecho a estudiar, gritando que la educación no es un servicio, que aprender es algo natural del ser humano y de lo vivo, que nunca nos la podrán quitar. Ese día no importó nada, éramos un pueblo unido enfrentando a ese monstruo llamado gobierno, que al final de cuentas no es nada, ese día se dejó claro que esto apenas comenzaba y que en los próximos meses se trabajaría fuertemente para un Paro Nacional Estudiantil a comienzos del segundo semestre del año 2011. A pesar de la desinformación de los medios de comunicación se siguió trabajando, estudiantes de todo el país se reúnen y es en este espacio donde se dejan tareas para la lucha contra la reforma y así forjar en cada universidad el Paro Nacional Estudiantil.

Cada universidad entendida como un mundo diferente, cada una distinta de la otra comienza el proceso para que el paro se dé, si bien el paro era o es entendido como un Paro Nacional Universitario, yo como estudiante comprendo ahora que esta lucha no es solo de las universidades, yo como estudiante universitarix ahora comprendo que esta lucha nos compete a todxs seamos o no estudiantes, estemos en el colegio, en el SENA, en la universidad pública o la privada, porque esta nueva ley de educación nos afectará a todxs, aunque así no lo veamos esta es la realidad, entonces es ahora cuando debemos luchar con todo y utilizar cada uno de los recursos existentes que yo se que son infinitos, porque nosotrxs tenemos algo ellxs no tienen, imaginación, valentía, locura, esperanza y deseo de libertad. Es por todo esto que yo invito no a lxs estudiantes, sino a las personas, a construir este paro y a mantener esta lucha no solo por la educación sino por todo aquello por lo que hay que luchar, e invito a todxs lxs estudiantes y profesores a irnos con toda el próximo semestre para derrocar así esta nueva ley e ir construyendo paralelamente una nueva ley de educación ya que la que tenemos no nos ayuda mucho, la verdad nos ha perjudicando bastante todos estos años.

Además hay que tener que tener en cuenta que no se debe esperar hasta que se comience el paro o no, se debe ir trabajando en cada lugar, en cada momento porque la lucha no sale a vacaciones y el tirano tampoco, se pueden hacer varias cosas, nada es obsoleto, hasta lo que algunxs considerarían pequeño y poco peligroso puede ser importante y puede tener gran influencia, performances, mítines, obras de teatro, hablar con la madre, el padre, lxs hermanxs, lxs vecinos, tener ese acercamiento con las personas que muchas veces aunque no queramos son nuestra familia porque al final de cuentas toda la humanidad es nuestra familia y nuestro verdadero hogar no es Colombia, es el mundo. Por eso es hora de luchar juntxs contra el verdadero enemigo, el verdadero opresor.

Por último quiero decir que el paro va porque va, y no se acabará hasta que se derroque la reforma, y aunque ya no resistamos más, siempre tenemos que tener en cuenta que las luchas nunca han sido fáciles y que por esto no vamos a parar, ¡vamos todxs a construir un paro horizontal, sin jerarquías ni mandatarixs! hagamos posible un paro oportuno y actuemos como estudiantes, trabajadorxs, y principalmente como personas, luchando unx al lado del/la otrx contra la reforma y contra las decisiones del gobierno en curso, todxs como apoyo de todxs luchando conjuntamente por la educación, la vida, la justicia y por la humanidad, juntxs combatiendo la dictadura que vivimos ya.

¡Que viva el Paro Nacional Estudiantil!

Emma Libertaria

ULE Sindicato Estudiantil

 

Paperos vs Banqueros

ULE Sindicato EstudiantilMaría Mercedes Cuéllar, Presidenta de Asobancaria que es como el sindicato de los banqueros salió a revirar en Caracol Radio porque el Ministro de Hacienda se atrevió a criticar las tarifas abusivas que los bancos cobran a sus clientes por el uso de cajeros automáticos, tarjetas débito y crédito.

Dice la doctora Cuellar que no entiende porque la gente se queja, ni porque el Gobierno vigila más al sistema financiero que a otros negocios. Cita como ejemplo a los productores de papa. Ella se pregunta por qué el Gobierno interfiere y vigila las tarifas de los servicios bancarios y no hace lo mismo con el precio de la papa.

Aunque la experta es ella, voy a intentar explicarle a la Presidenta de Asobancaria en donde puede estar la diferencia.

En primer lugar, creo que el Gobierno se preocupa y está más atento a lo que hacen los bancos porque ellos trabajan con nuestra plata, la de ahorradores y cuenta habientes, y no con la suya. Los paperos trabajan con la de ellos.

En segundo lugar, porque cuando un papero se quiebra pierde su plata. Aún no se ha sabido de gobiernos que hayan tenido que imponerle un impuesto especial a los consumidores de papas a la francesa para sacar de la quiebra a los cultivadores del tubérculo.

Cuando un banquero se quiebra en cambio, las pérdidas las debemos asumir todos los ciudadanos así no hayamos tenido nada que ver en la quiebra.

Inclusive quienes ni siquiera tienen una pinche cuenta de ahorros. Hasta nos ponen impuestos. Recordemos como, por qué y para que empezó el 4 por mil.

Creo que también debe influir el hecho de que cuando mejora la producción de papa, los paperos nos rebajan el precio del bulto, mientras cuando los banqueros aumentan sus ganancias, apenas se limitan a presumir del aumento de su riqueza por la prensa. Ni siquiera se les ocurre darnos las gracias por dejarlos que hagan con nuestra plata lo que les da la gana.

No existen listas negras de excomelones de papas fritas. Abundan las listas negras de deudores morosos.

Los paperos no llaman a media noche a embutirnos una papa salada. Los bancos llaman el domingo por la mañana a obligarnos a recibir una nueva tarjeta de crédito.

Finalmente, doctora Maria Mercedes, los paperos no nos cobran por el uso del costal, el canasto o el sartén. Los banqueros, en cambio, nos cobran por las chequeras, las tarjetas y los cajeros. Debe ser por eso que el Gobierno se preocupa.

Debe ser por cosas como esas que detestamos a los banqueros, mientras adoramos a los paperos.

Anónimo

ULE Sindicato Estudiantil

 

La estafa del gran negocio

ULE Sindicato EstudiantilLa comida en muchos de nuestros hogares es escasa, las necesidades básicas no son satisfechas y muchas veces la convivencia se torna complicada, es en ese momento donde lamentablemente nos damos cuenta que vivimos para sobrevivir y no para vivir.

En nuestro núcleo familiar nos han enseñado desde pequeños que gracias al trabajo que le dan a nuestros padres podemos tener un techo, vestirnos, o ir a la escuela, pero creo que debemos reflexionar si en verdad ese, al que papá y mamá con sufrimiento llaman ¨trabajito¨ nos ayuda mucho. ¿Acaso no es nuestro papá o en muchas ocasiones nosotros los que madrugamos, los que nos esforzamos por hacer las cosas bien, los que con hipocresía sonreímos al jefe cuando queremos decir que estamos cansados de su explotación, de su bajo salario, de nuestra humillación, pero no lo hacemos por conservar nuestro puesto?. Abramos los ojos y démonos cuenta que lo que ha diario vivimos se llama explotación, y no es otra cosa que un lucro por parte de aquellos que se creen con un derecho mayor que el nuestro por tener mejores condiciones económicas, se aprovechan por nuestra necesidad, por la carencia de empleo y por las malas condiciones en que vivimos; mientras ellos, los patronos, solo dan órdenes, piensan solo en su bienestar, y las injusticias cometidas están a la orden del día.

¡Digamos no más, no más a trabajar toda una vida para poder comer, no más a los explotadores, no más a las diferencias económicas! No queremos que tú y yo vendamos nuestra dignidad por un pedazo de pan que al fin y al cabo lo sudaremos para que ellos lleven una vida plena.

Florecita Libertaria

ULE Sindicato Estudiantil

 

A mi generación

ULE Sindicato EstudiantilEste ensayo va dedicado a tod@s l@s jóvenes, a l@s que en realidad se sienten jóvenes de cuerpo, corazón y mente.

Al joven que lleva la ropa de marca, al de la cresta y las botas, al de la ropa ancha y gorra, al de la universidad y al del colegio, al que ya es padre y a el que tal vez jamás lo será, al que está desempleado y al que no necesita empleo, a el hincha de millonarios y al de nacional, en fin a tod@s aquell@s que hoy están en la plenitud de su juventud.

Lo dedico a ell@s porque dentro de mí hay una enorme preocupación, algo que no me deja estar tranquilo y que he venido observando al pasar de los años.

Es verdaderamente alarmante sentir que l@s jóvenes se están convirtiendo en una masa manipulable, alienada y tal vez un poco descerebrada. Observarl@s a ustedes muchach@s en su actuar diario, escuchar sus comentarios en los pasillos o en las aceras, verlos en esa carrera sin final de consumo del los artículos más superfluos, mas inservibles.

No logro explicar esa sensación de supremacía que tan de moda esta por estos días, “pobres aquellos que se crecen por no tener la capacidad de ser pequeños”.

Podría explicar sus deseos de pertenecer a la clase alta del modo más fácil, claramente resultado de los medios de comunicación de este país, los cuales forman los estereotipos de persona, ponen esquemas que deben ser seguidos y manipulan la información de la manera más arrogante y descarada.

¿Serán resultados de corrientes postmodernas?

¿Será a causa del elitismo perpetuado en nuestro país, que nos estamos convirtiendo en esto?

Las causas claramente no las voy a poder definir en este trabajo, intentaré entonces dar espacio a la duda de aquell@s que osen desenvolver estas páginas.

¿En donde enterraron la libertad de los hombres?, ¿cuándo sepultaron las almas en ataúdes de carne?, ¿en qué momento olvidamos soñar y esa magnífica sensación de mirar más lejos del horizonte?

¿Quienes nos han escondido las magníficas obras casi poéticas, cargadas de filantropía e incluso los insultos de diccionario de ese mundo clásico en donde se desenvolvieron Marx y Bakunin?

¿Por qué tú, compañer@ que tienes una vida entera por vivir has abandonado toda ilusión y te limitas a acoplarte y a hacer parte de un sistema corrupto alimentado por el odio intentando auto engañarte participando de su falsa democracia?

Por favor quiero que empieces a plantearte dudas, pregúntate de todo y por todo lo que te rodea, critica hasta lo que parezca no tener espacio a la duda, crea dentro de ti conciencia crítica.

Sueña todo el tiempo, crea en tu corazón un mundo mejor, cree en ti mism@ y en tus capacidades y con ellas tómate el mundo para cambiarlo y hacer de él un lugar en donde todos podamos vivir, (no sobrevivir, que es a lo que much@s se dedican) amar y construir.

¡Tomate el mundo! Y deja a un lado la botella a la que sueles estar aferrado, o a esas substancias prohibidas que tanto distraen la conciencia y en el peor de los casos apaga la maldita televisión y enciende tu mente.

Cambia el asfalto negro por un manto muy verde y limpio, deja atrás todos tus dogmas y acepta las posiciones de todos los seres con capacidad de razonar, “no comparto lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo”

En ocasiones me hago un auto análisis al mejor estilo de Freud, y surgen en mí algunas preguntas, (para agregar unas más a este ensayo cargado de ellas) como por ejemplo:

¿Por qué crees tú, joven revolucionario, que puedes cambiar el mundo? Aún más ¿Por qué crees que el mundo debe ser cambiado? Si ha estado muchos años así, desde antes de que pudieran siquiera concebir tu existencia.

Tal vez sea yo quien se equivoca, tal vez sea solo un inadaptado incapaz de evolucionar (como en ocasiones me han sugerido) y solo quiero protestar sin razón alguna.

Como habrás podido notar tengo muchas dudas dentro de mí, pero de algo estoy más que seguro. Es que aunque esté equivocado, aunque desperdicie mi tiempo, aunque se me vaya la vida en ello, habrá valido y valdrá la pena, luchar por tan bello ideal.

Así finalizo mi corto ensayo cargado de tristeza, de rabia pero sobretodo de amor y de lucha, espero que a ti a quien va dirigido esto, te sirva de algo y no sientas que desperdiciaste tu tiempo.

“quiero creer que la gente tiene un instinto por la libertad, que quieren controlar sus vidas de verdad. No quieren que les presionen, que les manden, que les opriman, etc. Y quieren una oportunidad para hacer cosas que tengan sentido. No sé cómo probar esto. En realidad es más una esperanza de que las personas son así, de que si las estructuras sociales cambian lo suficiente, esos aspectos de la naturaleza humana saldrán a la luz”.

Un abrazo caluroso de amor y rebeldía.

Gato Ezkizofreniko

ULE Sindicato Estudiantil

 

Lo que nos permitimos decir

ULE Sindicato EstudiantilEn esta nueva era de comercio y dinero, desmotivamos al ser humano, que es la verdadera esencia de la vida, buscando no personas capacitadas y trabajadoras, sino aquellas (a las que hasta su nombre repudio tanto) llamadas "empresarios capitalistas", las mentes asesinas que son parte de todo un monstruo ya bastante irrealista e interminable, los mismos que han creado cosas tan inútiles, para que el que tenga compre más y el que no, invierta su dinero en cómo decirlo; algo poco duradero, un ejemplo son los televisores desechables, que no duran más de seis meses y que la verdad su aporte a la comunidad es bastante dudosa, lo cual nos deja como legado una sociedad con la mayoría de sus miembros en vidas decadentes y a una escasa minoría en palacios de famosos cuentos.

El capitalismo nos ha llevado a ser consumidores de todo lo que existe en nuestra tierra tan ya acabada, e incluso consumidores de nosotros mismos, no pretendo solo criticar el capitalismo, porque eso es lo que hace la mayoría de la gente, criticar algo de lo cual inevitablemente son partícipes, solo pretendo mostrar que los causantes de todo lo que nos quejamos somos nosotros, porque conocemos mucho pero poco aplicamos y esta es también otra consecuencia de nuestro nuevo mundo, tener enciclopedias andantes pero no aplicadores al instante.

La Tacla

ULE Sindicato Estudiantil

 

La toma de la justicia

ULE Sindicato EstudiantilEste ensayo no va encaminado a justificar o desvalorizar las acciones del M-19, ni a debatir respecto a su objetivo. Se trata de, como lo hacemos todos los días, tomar un poco mas de consciencia y evolucionar nuestro pensamiento frente a este tipo de sucesos. 

Todo empezó en la mañana cuando los guerrilleros lograron entrar al Palacio a punta de tiroteos. Noviembre 6 de 1985, tomándose el corazón del poder judicial, fue suceso en que se dio lugar a asesinatos, mentiras y secuestros, entre cortinas de humo y ojos vendados. ¿Acaso hoy en día le damos la misma importancia como se merecen la víctimas inocentes y las injusticias cometidas, tanto nosotros como el propio gobierno?

Al entrar al Palacio de Justicia tomaron como rehenes a casi 300 personas. Alrededor del medio día las Fuerzas Armadas llegaron con tanques y armas, rápidamente rodearon el Palacio de Justicia, así como la Plaza de Bolívar y las calles de la zona. Dos de los tanques o vehículos cascabel habían podido ingresar al Palacio, sacando a 138 personas vivas inicialmente, y del todo fueron 215 personas. Tres helicópteros fueron usados en un intento de aterrizar en el techo, y en ese momento el Palacio de Justicia estaba en llamas, lo que causó la pérdida de alrededor de 6.000 expedientes.

Sin embargo, la rapidez con que las Fuerzas Armadas lograron entrar, tanto afán y brutalidad, también dejó preguntas sin responder respecto a 11 de los magistrados y 29 personas que entre ellos habían servidores públicos, empleados y civiles. Entonces, las verdades empiezan a salir a la luz. En Noviembre 9, un juzgado de Instrucción Penal Militar ordenó llevar 26 cadáveres a una fosa común en el sur de Bogotá. Tras investigaciones a la falta de claridad de los hechos de aquel día, se descubrieron bastantes acusados de las Fuerzas Armadas por los desaparecidos.

Pero, hoy en día no le damos tanta importancia a este suceso tan impactante que marcó definitivamente la historia de Colombia. Tal vez porque las nuevas generaciones no lo vivimos de la misma manera, o porque los medios han echo lo posible por distraernos. Además de esto, los medios de comunicación así como el gobierno siempre nos han mostrado los hechos como quiere mostrarlos, los crímenes que cometió el M-19 y hasta hace poco los de las Fuerzas Armadas. Pero nunca se discutió ni se informó debidamente sobre las razones del porque el M-19 hizo esto. Se sabe que este exigía un juicio justo a Betancur y un medio para esparcir su información como expresión, pero nunca se fue más allá que esto, el juicio de Betancur sigue pendiente y nunca se logró un diálogo de paz hasta que ellos mismos soltaron sus armas. Uno de los fundadores del M-19, Otty Patiño, dice que los supuestos acuerdos nunca se tomaron enserio ni de parte del gobierno ni de parte del mismo grupo guerrillero ya que solo se preocuparon por las ventajas que podían obtener de esto. Entonces, la toma del Palacio de Justicia en realidad fue una consecuencia a la falta de compromiso y seriedad de parte de ambos lados, una jugarreta que como consecuencia terminó en la pérdida de casi 100 personas durante todo el combate.

Es necesario que se sepa que el responsable de la muerte, tortura y desaparición de los ministros y de las personas que trabajaban en la cafetería, fue el ejército nacional. Es necesario que se sepa que fue el ejército el que empezó a abrir fuego indiscriminadamente. No solo eso, sino que también Colombia merece comprender el daño que ello -no sólo estos hechos sino el intento de ocultarlos en los medios de comunicación y la impunidad que ha prevalecido durante tanto tiempo- ha causado al tejido social. Es desconcertante la forma como todas las obligaciones del Estado no sólo fueron incumplidas en el episodio del Palacio de Justicia, sino que fue el mismo Estado el que causó el malestar a la población que debía proteger, con total impunidad… con total olvido.

Por lo tanto, es importante ver como la impunidad, la negación y el olvido colectivo de dichos acontecimientos han afectado tanto a las víctimas como a la sociedad colombiana en general. Debemos también recordar la masiva violación de los derechos humanos, que debe ser enfrentada, no con el olvido como condición del perdón, sino todo lo contrario; se deben rendir cuentas de los abusos cometidos, de sus responsables, de lo que verdaderamente ocurrió y se debe reconocer y reparar la situación de las víctimas, quienes sufrieron un verdadero maltrato por múltiples injusticias. Pienso que así se podría recuperar la solidaridad, el respeto y la dignidad del pueblo colombiano como sistema social que tanto perdió al igual que la legitimidad del gobierno y las Fuerzas Armadas. Por supuesto que el gobierno tiene el deber de ejercer justicia con los grupos guerrilleros, pero también debe ejercer la misma justicia a sus propias decisiones y cuerpos armados. Pienso que esto se puede lograr únicamente con la verdad, la verdad sin discreción ni arreglos ante el pueblo Colombiano. La verdad no solo debe provenir de las versiones oficiales manejadas por el poder, ya que su transparencia es cuestionable por varias razones, pero también por quiénes sufrieron directamente lo sucedido, o por los que simplemente tienen algo por decir. Afín y al cabo, el gobierno se hace llamar democrático.

Por ello, en el caso del Palacio de Justicia, acabar con dicha impunidad podría también acabar con la credibilidad y el poder que tiene el gobierno; acabaría con la costumbre de mostrar siempre sólo una parte de la historia o incluso la historia tergiversada; acabaría con las cortinas de humo que nos distraen de lo que verdaderamente debería captar nuestra atención; acabaría con las injusticias que son cometidas día a día en secreto. No se deben pasar por alto las responsabilidades correspondientes, los detalles de los hechos; que las muertes no hayan sido en vano, esto no sucedió para ser olvidado, ignorado o desvalorizado. El Estado tiene la obligación de dar a conocer las acciones que violaron los derechos de las víctimas y así como hacer valer su testimonio, permitir su participación en los procesos judiciales de justicia a los responsables. 

Es importante el que las personas entiendan los motivos cómo se dieron los hechos que quebrantaron la paz. No podemos conformarnos con algunas buenas acciones de las Fuerzas Armadas, porque es su deber, y el deber del Estado no debe tratarse de proteger a la mayoría sino a su población total; sea guerrillero, distinta clase social, racial, etc., ya que la ley nos acobija a todos. Por eso mismo debemos utilizar nuestra mayor herramienta; el pensar, y así, evitar episodios como este que no deja mas que muerte y vacío. Sin embargo, para que eso se logre se requiere no sólo de la acción del gobierno sino de todos como sociedad, como pertenecientes al pueblo colombiano, como solidarios y responsables de mantener la justicia, por lo tanto nuestras propias libertades. Podemos tomar el doloroso camino del silencio e indiferencia, que sirve como refugio de la impotencia y el miedo ante lo injusto. Pero nosotros tenemos una gran responsabilidad al no buscar respuestas, al no poner en duda las versiones oficiales, al no presionar para que haya justicia; en fin, al no apropiarnos de los problemas ajenos como si fueran nuestros.

Renton

ULE Sindicato Estudiantil

 

                      

 

 

 

 

 

¡Defiende tus derechos!
Organízate, lucha, Afíliate
Sindicato Estudiantil ULE


_________________________________________________________________________________
    ¿Qué es la ULE? | Inicio | Preguntas frecuentes | Contáctenos | ULE (Unión Libertaria Estudiantil)