ULE

Unión Libertaria Estudiantil

Anarcosindicalismo

Estudiantil

Unión
Acción
Autogestión

Noticias

Carta al nuevo vicerrector de la sede Bogotá de la UN por parte de la representación estudiantil

14 de Abril de 2013

Carta dirigida a Diego Hernández, vicerrector de la Sede Bogotá de la Universidad Nacional de Colombia por parte de la representación estudiantil de pre y posgrado ante el Consejo de Sede

Bogotá, 12 de abril de 2013

Profesor: Diego Fernando Hernández Lozada

Vicerrector Sede Bogotá Universidad Nacional de Colombia Profesor Hernández:

Con profunda preocupación e incertidumbre recibimos la noticia de su nombramiento como vicerrector de la sede por lo que fue su labor al frente de la decanatura de la Facultad de Ingeniería durante 6 años, por su cercanía a quienes hoy pretenden expropiar a la Universidad Nacional de varios de sus predios y por la falta de claridad sobre las razones de salida de la ex-vicerrectora, la profesora María Clemencia Vargas.

Nos preocupa desde las mismas palabras del rector Ignacio Mantilla en el acto de su posesión, en el que afirmaba que “la sede Bogotá necesita en este momento una persona con el perfil ejecutivo del profesor Hernández...” puesto que lo que realmente se requiere, como en todos los cargos administrativos de la Universidad, por encima de un perfil ejecutivo, es un perfil académico que comprenda el papel de la Institución ella solución de los problemas del país. Así, creemos que ese mismo perfil “ejecutivo” es el apto para quienes están al frente del plan de renovación urbana del Centro Administrativo Nacional, con el que no se tienen claridades frente a la situación de las edificaciones de la Universidad que ahí se ven comprometidas, el Hospital Universitario, la unidad Camilo Torres y el edificio Uriel Gutiérrez.

Sin haber sido la administración pasada de la vicerrectoría la más favorable para la institución, rescatamos de la profesora María Clemencia Vargas su decisión de defender los predios de la Universidad por medio del llamado a la movilización de la comunidad universitaria pero que, creemos, fue desautorizada en su intención por el rector Mantilla, por el desconocimiento existente frente a las razones de su renuncia, y constituye una razón determinante para su salida del cargo y siendo reemplazada por alguien con un “perfil ejecutivo”.

Nuestras preocupaciones se basan en el precedente que deja el hecho que la empresa de Renovación Urbana Virgilio Barco S.A., a cargo del proyecto del CAN, tiene como inversionista principal a Luis Carlos Sarmiento Angulo, amigo suyo, quien dio dinero para la construcción de Edificio de Ciencia y Tecnología Jaime Garzón, éste presupuesto ni fue gratis, ni el total invertido en la construcción, invisivilizando que el capital inicial lo donó el profesorado dela Facultad de Ingeniería, puesto que 8 mil millones de pesos los puso la Universidad y que la construcción le generó disminución de impuestos para el banquero, además que se le puso el nombre de él a la edificación con el agravante que luego usted lo postuló a la distinción de doctor honoris causa que afortunadamente el Consejo Superior Universitario no aprobó.

Es por eso que pedimos a usted exponga pública y claramente su posición frente al plan de renovación urbana, específicamente sobre los predios de la UN y le hacemos un llamado para que defienda la Universidad de la voracidad del capital que pretende expropiar terrenos para ser usados con otros fines, no claros aun.

Otro aspecto que genera inquietudes es el manejo que su administración le puede dar a situaciones de conflicto en el campus, pues demostró, el pasado miércoles 10 de abril su desconocimiento de la realidad de la sede al ordenar, sin justificación, el desalojo de la Universidad desde tempranas horas, según su comunicado para "evitar alteraciones del orden público dentro del campus y sus alrededores" (...) "ante la presencia de un número amplio de personas ajenas a la institución, quienes activaron algunos artefactos explosivos a primeras horas de la mañana" aunque los que desarrollaron la actividad no tenían intención de provocar enfrentamientos y por las reivindicaciones, los discursos y la actividad desarrollada en sí, evidenciaban que eran estudiantes y que conocían la realidad de la UN, siendo además, ratificado por el manejo que le dio la Dirección de Bienestar de la sede a los hechos presentados que terminaron en un foro en el que se explicó y se debatió sobre la actual crisis de la institución y la administración de Mantilla.

Esperamos que las situaciones de conflicto internas en la Universidad no sean tratadas como problemas de orden público, que no permita el ingreso de la policía, fuerza sí ajena a la institución, y que más bien se prioricen las soluciones concertadas, dialogadas y democráticas.

Lo invitamos además a construir la Universidad con el conjunto de sus miembros, abriendo espacios democráticos y no al revés, como lo hizo siendo decano de la facultad de Ingeniería, cerrando unilateralmente la oficina de estudiantes e incumpliendo su palabra al no brindar un nuevo espacio para los estudiantes, aun cuando le fueron realizadas varias propuestas y la permanente actitud de diálogo sostenida por el estudiantado de dicha facultad.

Le pedimos además y como ya hemos expresado anteriormente, enmarcándonos en el profundo respeto que este espacio y lo que representa nos merece, que asuma su cargo de vicerrector de la sede con el espíritu académico que el mismo amerita y no lo use como plataforma de sus posiciones políticas expresadas en su simpatía con el partido “Puro Centro Democrático”, pues tenemos el antecedente de la forma en la que usó la Cátedra Colombia, que está a su cargo, como tribuna proselitista de Oscar Iván Zuluaga, actual precandidato presidencial por dicho partido y quien ha tenido investigaciones por paramilitarismo como presunto miembro de las Autodefensas del Magdalena Medio.

También recordamos que usó su puesto como decano de Ingeniería para, en el marco de los 150 años de la facultad, al utilizar los recursos para que logrados fueran fuera del campus, sin consultarle a los directamente afectados, para que Juan Manuel Santos hiciera presencia y así ganar su visto bueno en su aspiración a la rectoría de la Universidad mientras que el gobierno presenta bala ley de reforma a la educación superior que la comunidad universitaria del país logró derrotar por la movilización.

En contraposición, lo invitamos a no entorpecer algunos de los aportes más importantes y trascendentales que la Universidad, como centro de pensamiento y discusión de la situación del país ha venido desarrollando, y que acaba de reafirmar con el comunicado conjunto emitido con las Naciones Unidas, en los que se comprometen a preparar el siguiente foro que emitirá las propuestas desde la sociedad colombiana sobre el segundo punto establecido entre las FARC - EP y el gobierno nacional en el “Acuerdo general para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera”, es decir, la participación política.

Lo anterior, lo hacemos explícito pues nos preocupa profundamente el peso que puede acarrear su posición personal, al asumir este cargo, en el cumplimiento de sus fines misionales, posición que, nos permitimos citar: “Vulnera la independencia y la credibilidad institucional, andar organizando ella #una cuanto foro se les ocurra desde la Habana a las FARC”. La academia debe formar para la paz y aportar a ella.

Lo invitamos, profesor Hernández, a estar del lado de la comunidad universitaria y no al lado de quienes pretenden destruirla y que hoy tienen a la universidad pública colombiana en una profunda crisis presupuestal, de derechos humanos y de autonomía. Si su decisión es seguir profundizando el modelo neoliberal en aspectos como la autofinanciación en vez de exigir al gobierno lo que le corresponde, nosotros desde la representación estudiantil, tomaremos el camino de la oposición a su administración.

REPRESENTACIÓN ESTUDIANTIL DE PREGRADO Y POSGRADO ANTE EL CONSEJO DE SEDE - SEDE BOGOTÁ

C.C. Consejo de Sede Comunidad de la sede Bogotá, Universidad Nacional de Colombia.

Tomado de...