ULE

Unión Libertaria Estudiantil

Anarcosindicalismo

Estudiantil

Unión
Acción
Autogestión

Noticias

Paro agrario en Colombia, segunda semana sin solución a la vista

26 de Agosto de 2013

La huelga del sector agrario colombiano entró hoy en su segunda semana sin que el Gobierno encuentre una solución para frenar los bloqueos de carreteras y desórdenes en varias partes del país que han dejado cuatro muertos. Los cortes en las vías mantienen aisladas a numerosas poblaciones de siete departamentos y en algunas de ellas, principalmente de Boyacá (centro), donde han sido más intensas las protestas, escasean alimentos y otros bienes de primera necesidad, según las autoridades.

El Instituto Nacional de Vías (Invías) y la Policía de Carreteras informaron hoy de que los cortes han ocasionado el "cierre total" de 28 carreteras de los departamentos de Boyacá, Cauca, Cundinamarca, Huila, Nariño y Putumayo, mientras que en Caldas hay una vía con "cierre intermitente".

Boyacá, un estratégico departamento cercano a Bogotá por donde pasan las carreteras que comunican a la mitad norte del país con la capital, es el más afectado, con 15 vías totalmente cerradas al tráfico por las protestas, según el informe de hoy de la Policía de Carreteras.

Debido a la inestabilidad social, la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, con sede en Tunja, capital de Boyacá, anunció hoy que se decidió "suspender indefinidamente las actividades académicas y administrativas", así como el acceso al campus "por razones de seguridad".

La huelga fue convocada por un sector de los caficultores pero ha tenido mayor repercusión entre los productores de papa, leche, tomate y hortalizas de Boyacá, que alegan ser víctimas de las importaciones de alimentos, del contrabando, del alto coste de los combustibles y fertilizantes y de la falta de apoyo estatal.

Las manifestaciones se repitieron en la mañana de hoy en el extrarradio de Bogotá, esta vez en la localidad de Soacha, donde los transportistas de la zona no sacaron sus vehículos en protesta por el alto coste de los combustibles, factor que, según dijeron, hace que el servicio deje de ser rentable.

Como consecuencia de ellos, miles de habitantes del sector sur de Bogotá tuvieron que caminar kilómetros hasta encontrar un transporte para poder llegar a los centros de trabajo o estudio.

Desde el comienzo de la huelga el Gobierno ha manifestado su disposición a dialogar con los diferentes sectores, siempre y cuando abandonen las manifestaciones violentas y el corte de carreteras, pero hasta ahora todos los intentos de conciliación han fracasado.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, dijo anoche que los campesinos han sido una de las prioridades de su Gobierno, iniciado hace tres años, y que en ese periodo han recibido subsidios por más de 1,5 billones de pesos (unos 780 millones de dólares).

"Sigamos trabajando juntos, sigamos el diálogo que mantenemos con muchísimos sectores, porque este diálogo no comenzó ahora, comenzó hace mucho tiempo y espero que continúe para bien de todos", manifestó el mandatario en una invitación al campesinado para que cesen las accione violentas.

Ricardo Cubillos