ULE

Unión Libertaria Estudiantil

Anarcosindicalismo

Estudiantil

Unión
Acción
Autogestión

Noticias

Primera condena por actos de discriminación contra Sergio Urrego

30 de noviembre de 2016

Rosalía Ramírez, veedora del Colegio Gimnasio Castillo Campestre, firmó un preacuerdo con la Fiscalía en el que aceptó su responsabilidad en los delitos de actos de discriminación agravada y ocultamiento de elemento material probatorio. Fue sentenciada a 27 meses de prisión.

La jueza 39 de conocimiento avaló el preacuerdo firmado entre la Fiscalía General y Rosalía Ramíez, veedora del colegio Gimnasio Castillo Campestre, en el proceso penal que se le adelantó por su participación en los actos de discriminación hechos contra el estudiante Sergio Urrego Reyes derivado de su orientación sexual.

En el documento firmado, Ramirez aceptó su responsabilidad en los delitos de ocultamiento de elementos materiales probatorios y actos de discriminación agravada imputados por la Fiscalía General. (Ver La testigo clave en el caso Sergio Urrego)

La investigación arrojó que fue ella quien le impuso un memorando a Sergio Urrego después que se conociera una foto en la que el joven estudiante de 16 años aparecía dándose un pico con un compañero de su salón de clases.

Debido a esto fue suspendido puesto que se consideró que esta conducta iba en contravía del manual de convivencia de la Institución Educativa. Urrego Reyes fue enviado al psicológo y se le impidió acceder a las clases hasta que no tuviera un visto bueno por parte de la profesional.

Ramírez fue condenada a 27 meses de prisión, los cuales pagará en su domicilio. Igualmente tendrá que cancelar una multa de 90 millones de pesos. La veedora será testigo en el proceso que se adelanta contra la rectora Amanda Azucena Castillo y la psicológa, Ivonne Cheque.

La veedora reconoció que cuando se inició la investigación por los hechos que rodearon la muerte del joven se borraron los archivos donde se encontraban las amonestaciones y los memorandos en contra de Sergio Urrego. Igualmente así como la exigencia que fuera a un psicólogo para tratar su condición sexual.

En la diligencia judicial celebrada este miércoles se advierte que Ramírez además presionó a Urrego y al compañero con el que sostenía una relación sentimental para que le contaran a sus padres sobre lo que estaba sucediendo. De no hacerlo en un plazo por ella impuesto el colegio “se tomaría la atribución” para citar a sus padres.

“Es clara la tipicidad de la conducta y se atiende a que a ambos jóvenes no se les permitió su desarrollo a la libre personalidad. Así como que se les negó la posibilidad de someterse a tratamiento psicológico de forma libre y voluntaria (…) Es clara la aceptación de cargos de Ramírez”, precisó.

En la investigación se alteraron las actas firmadas por Sergio Urrego y se buscó que los otros estudiantes cambiaran su versión sobre los hechos. Para esto fueron citados y se les pidió que no contaran la versión sobre la foto que originó todo el proceso interno en el colegio contra el destacado estudiante.

"Es un fallo histórico"

El abogado Samuel Escobar, quien representa los intereses de los familiares de Sergio Urrego, calificó el fallo como “histórico”. “Esta es la primera sentencia condenatoria por el delito de discriminación con base en la orientación sexual y envía un mensaje claro y contundente a los niños, niñas y adolescentes: ‘No están solos, la administración de justicia no va a permitir la discriminación”.

Considera que se marca un hito para que los colegios e instituciones educativas paren cualquier tipo de actos de discriminación contra sus estudiantes. “Se ha logrado descubrir la verdad, es un paso más para logar justicia para Sergio”, precisó el abogado penalista de Colombia Diversa que ha acompañado este proceso. “Logramos descubrir más información sobre la discriminación que sufrió Sergio”.

Por su parte, Alba Lucía Reyes, madre de Sergio Urrego, celebró la decisión y considera que se envía un mensaje claro a todos los colegios para que eviten los actos de discriminación contra el estudiantado. “Esperar la justicia, verdad y reparación del buen nombre de mi hijo”.

Tomado de...