ULE

Unión Libertaria Estudiantil

Anarcosindicalismo

Estudiantil

Unión
Acción
Autogestión

Infórmate

2016, hacia la huelga en Colombia

¡El pueblo no necesita intermediaciones!

Es de conocimiento general el hecho de que Occidente ha consolidado, a través de los últimos siglos, un sistema económico basado en la propiedad privada. Las personas han sido divididas en poseedoras y desposeídas: las primeras se repartieron los medios de producción y las segundas fueron obligadas a trabajar para la burguesía y las clases dominantes. Las y los terratenientes son dueños del suelo, el campesinado lo cultiva; el empresariado es dueño de las fábricas, la clase obrera las trabaja. A través de la violencia, la legalidad y la manipulación, el Estado ha mantenido el atropello económico y con base en su autoridad criminal ha establecido las jerarquías sociales, económicas, culturales y políticas.

Huelga, paro en Colombia ULE Unión Libertaria Estudiantil

El pueblo no se ha mantenido manso, a pesar de ser el Estado la única organización con el monopolio de la violencia legítima. El territorio colombiano ha sido y es testigo de infinidad de sangre a nombre del status quo: las culturas indígenas y negras son masacradas desde el siglo XVI; por la idea de "independencia" hubo gran número de muertes en el pueblo por la burguesía criolla y la aristocracia española; las luchas por el poder pos-independencia consolidó el periodo de «Patria Boba» (si es que ya acabó); la Violencia entre liberales y el conservadurismo no por el "derecho" al poder, sino por el derecho al trabajo, ensangrentó los campos y ciudades; las huelgas reprimidas con fuego por las Fuerzas armadas (o, actualmente, el ESMAD); las guerrillas marxistas, el paramilitarismo, la violencia de las fuerzas del Estado, las mafias producto del capitalismo. Lo único mayor a la sangre ha sido el sufrimiento y el hambre.

Entre 2002 y 2010 se nos prometió «orden». Ese orden de las élites se refiere a la protección de la propiedad privada, a legalizar la explotación de quien se apropia sobre quién no posee, y la reproducción de un sistema egoísta con un único valor supremo: la competencia. Ahora, desde 2014, se nos prometió «paz». Esa «paz» es la negociación entre asesinos legales y asesinos ilegales. El Estado, con la autoridad legal para ejercer violencia, negociando con una guerrilla que nunca ha tenido libertad o igualdad como fin, ni como medio: su único propósito ha sido la obtención del poder estatal. Ante este panorama, el pueblo desposeído, con la única preocupación de llevar pan a su casa, se ha alejado del actuar político; ha decidido aceptar a regañadientes que quienes están arriba lo seguirán estando. Ha aceptado la lógica capitalista y ha olvidado que quien está a su lado es su hermano, es su hermana, que en unión serían una fuerza imparable, que luchando sin líderes se logra la libertad.

¡LA SOLIDARIDAD ES LA CLAVE!

Es momento de recordar que quienes estamos abajo somos la base de la sociedad. ¡Los partidos políticos son una farsa! Quienes producen lo necesario para la vida en comunidad somos la base: la comida, la bebida, las casas, la ropa; las calles, las escuelas, la música, el teatro. La propiedad privada es un peligro para el mundo, el capitalismo un sistema colapsado y el Estado innecesario. En nuestras manos está la autogestión de nuestra economía y nuestras vidas ¡Acabar con las jerarquías es la consigna! ¡Acabar con lo innecesario es la consigna!

El sistema parlamentario nos controla, nos regula, nos domestica. A través de la huelga el pueblo trabajador demuestra su poder, su solidaridad y su capacidad de organizarse por sí mismo. Que este año se haga realidad. ¡Por la apropiación de los procesos sociales, políticos y económicos! ¡Ni un minuto más de obediencia y ni uno más de silencio! ¡Huelga general solidaria!

Sindicato mixto ULE (Cundinamarca)