ULE

Unión Libertaria Estudiantil

Anarcosindicalismo

Estudiantil

Unión
Acción
Autogestión

Noticias

Sergio, llevado a la muerte por la autoridad y la discriminación (Bogotá)

5 de Agosto de 2014

[¿Cómo va legalmente el caso de sergio?...]

El 5 de Agosto de 2014 muere Sergio Urrego, un joven de 16 años que no resistió la persecución, discriminación y el rechazo por parte de las directivas del colegio Gimnasio Castillo Campestre. El rechazo se debía a que Sergio llevaba una relación amorosa con una persona de su mismo sexo. Nuestro amigo, como acto político, decidió lanzarse de la terraza del Centro Comercial Titán Plaza, falleciendo el día siguiente.

[Lea la entrevista realizada a un/a compañera/o del colegio de Sergio...]

Sergio David Urrego Reyes, un estudioso, amistoso, bromista y muy maduro pensador; un juicioso Libertario, excelente amigo, muy solidario y entregado anarquista. Hijo de Alba Reyes y Robert Urrego. Nacido y crecido en la ciudad de Bogotá (Colombia). Entró a militar en su primera y única organización el 2 de Marzo de 2013: en la Unión Libertaria Estudiantil, un anarco sindicato que le agrupaba como estudiante, e ideológicamente. Sergio de inmediato ocupó una función importante siendo el secretario de tesorería de la U.L.E. debido a su fenomenal sentido de organización en todo lo que hacía.

Desde que ingresó en esta organización informó de los muchos problemas que había en su colegio Gimnasio Castillo Campestre (y su apéndice Gimnasio Castillo del Norte). Informó sobre los sobrecostos; la irregularidad de tener que comprar suministros a las empresas con las que pactaba el colegio; la falta de profesorado; la discriminación y la persecución que le hacia el colegio a quienes expresaban ideas contestatarias y antiautoritarias -resaltando que Sergio era un muy coherente ateo y libertario-; la prohibición y discriminación a expresar cualquier muestra de amor si se trataba de personas del mismo sexo y la falta de garantías para un aprendizaje crítico y constructivo. Todo lo anterior gracias a la criminalización y el autoritarismo de las directivas y a la moral odiosa que impregna este colegio a pesar de que su proyecto dice basarse en la formación de valores “en un ambiente físico y psicosocial adecuado para lograr un óptimo desarrollo”.

Luego de que todas las quejas de Sergio fueran ignoradas por todo el conducto institucional, hacia mitad del año 2014 el colegio estalló en indignación, cólera e hipocresía cuando descubrieron que nuestro buen amigo Sergio tenía una relación amorosa con su compañero de colegio hace ya tiempo atrás. Ante ese suceso el colegio citó al papá y a la mamá de nuestro compañero (que están separad@s hace años) a entrevistarse con las directivas para “tratar ese preocupante problema”. La mamá, que estaba en ese momento en la ciudad de Cali, voló inmediatamente al saber de esa situación y, con un retraso de 20 minutos con relación a la hora citada y tras la ausencia del padre de Sergio, la señora Amanda Azucena Castillo Cortés, rectora del colegio decide no atender a la madre del compañero Sergio.

Seguidamente comienza una labor sistemática y organizada por parte de la señora rectora y de sus subaltern@s para desgraciar la vida de Sergio. Le discriminan, maltratan y le amenazan repetidas veces con no dejarle entrar a clase. Además de lo anterior, le asignan citas en psicología –tratando sus sentimientos como un problema-; se le niegan los últimos informes académicos -dejamos en claro que estaba a paz y salvo con la pensión, ruta y alimentación, siendo condiciones que impone el colegio para la entrega de resultados- y se le crea día tras día una carga emocional y psicológica que es insostenible y que le lleva finalmente a la muerte.

Era un excelente estudiante que había obtenido unos buenos resultados en el simulacro de la prueba de Estado para ingresar a la educación superior y que tenía un comportamiento intachable (esto se puede comprobar en el libro de seguimiento estudiantil que lleva el colegio). Queda así claro que el colegio no tenía ninguna excusa para estas artimañas mentirosas de persecución, que alimentan en el estudiantado el rechazo y la criminalización hacia nuestro compañero por sus preferencias sexuales.

No contenta la señora rectora con todo lo anterior, hace lo mismo con la pareja de nuestro amigo y con la familia de él. Danilo, seguramente por el temor de que su familia se enterara de sus preferencias sexuales y tras la amenaza de sanciones por este comportamiento amoroso, decide acusar legalmente a Sergio de Acoso Sexual. Además, el colegio se suma demandando a Alba (mamá de Sergio) de Abandono Familiar y decide pedirle a nuestro compañero que abandone la institución.

Alba instaura una queja en la Secretaría de Educación Departamental el 1 de Julio de 2014 pidiendo aclaraciones sobre la violación al derecho a la integridad, a la no discriminación, y dejando en claro las negativas y los ataques que ha sufrido Sergio por parte de las autoridades del colegio y que han llevado al deterioro de su integridad. Al ser este un derecho de petición debe darse respuesta dentro de los 15 días hábiles siguientes, sin embargo la respuesta no ha sido entregada aún, más de un mes después, demostrando la falta de efectividad y posible corrupción entre el sistema.

Las últimas reuniones y conversaciones de nuestra parte con Sergio fueron un par de semanas antes de que sucediera la desgracia. Él nos informó de las demandas legales en su contra y lo ayudamos en todo cuanto pudimos desde el momento en que le conocimos hasta casi un mes antes de su muerte, fecha en que el colegio descubrió su relación amorosa y que su familia le impidió vernos. Además, debido a sus constantes migrañas el neurólogo le formula Valcote, un medicamento excesivamente fuerte con efectos secundarios como sedación, somnolencia, temblores, trastornos emocionales, depresión, psicosis, formación de hematomas y hemorragias.

Sergio agredido, espantado, drogado, decide como protesta y último acto político lanzarse desde el centro comercial TITAN PLAZA dejando antes cartas para las personas más cercanas, y explicitando todo lo que había pasado con su compañero sentimental, así como evidencias para clarificar su inocencia en cuanto a la demanda que le habían puesto. Este fue acto público contra la discriminación, y contra quienes se ensañaron hasta llevarle a la muerte. Cabe resaltar que Sergio no era una persona depresiva –según quienes le conocían desde la infancia-, al contrario generalmente estaba de buen humor, posiblemente el medicamento que estaba tomando también pudo haber influenciado en su decisión.

Actuaremos socialmente y denunciaremos al colegio, su representante legal, a la señora Amanda Azucena Castillo Cortés y a toda persona que se atraviese en el acto de limpiar la memoria de Sergio. Igualmente, denunciaremos al Centro Comercial Titán Plaza por la ausencia de medidas de seguridad. Hacemos responsables también a la familia de Danilo Pinzón y a él hasta que muestren arrepentimiento y solidaridad real en la acción, a la sociedad excluyente, a la moral hipócrita, fría, religiosa y burguesa, y a toda persona que se ensañó contra nuestro amigo para llevarle a la muerte.

Actualmente la fiscalía investiga el caso como un posible homicidio culposo y las directivas del colegio Gimnasio Castillo Campestre hicieron firmar un acuerdo amenazante a los/as estudiantes del curso en el que se encontraba Sergio para que no dieran información a la prensa ni a ninguna organización o persona sobre el caso.

Consideramos que todo esto fue un asesinato premeditado, sistemático, y pseudo-legalizado. Pedimos la colaboración y acción de toda la sociedad que sienta el dolor que sintió nuestro compañero, que sentimos ahora sus amistades, su familia y demás personas que ya se han unido a la acción reivindicativa en el nombre de nuestro compañero. Pedimos también a todas las personas y organizaciones periodísticas, de difusión, de acción LGTBI, ateas, libertarias, de derechos humanos, estudiantiles, y demás que defiendan la libertad y la igualdad en cualquier sector social, y a quien sienta dolor al ver injusticia, a que organicemos, nos informemos y actuemos a favor de no dejar en impunidad esta muerte inducida por el odio, el prejuicio, la discriminación, la intolerancia y la indiferencia.

“… mi sueño el que sigue entero, y sepan que solo muero si ustedes van aflojando. Porque quien murió peleando vive en cada compañer@..”

¡¡¡Compañero y amigo Sergio David Urrego Reyes, luchando te recordaremos!!!

 

Unión Libertaria Estudiantil

Anarcosindical